LOS DISCURSOS E INTERVENCIONES DE RICARDO LAGOS E, SON DIGNOS DE GUARDAR Y ESTUDIAR POR LOS NUEVOS POLITICOS.

viernes, 15 de agosto de 2008

DISCURSOS LAGOS MARZO 2000

del analisis de estos discursos se puede concluir la estampa de Lagos, lo que será su futuro gobierno y la forma de comunicar, a la que hay que estar atentos. Allí hay mucho para aprender.



1.      TÍTULO: CONFERENCIA DE PRENSA JUNTO AL PRESIDENTE DEL CONSEJO DE MINISTROS DE ITALIA, MASSIMO D'ALEMA

SANTIAGO, 13 DE MARZO DE 2000

 

Presidente Lagos: Bueno, al abrir esta rueda de prensa quisiera decirles la satisfacción que he tenido que, en mi primer día de trabajo, me haya correspondido recibir a nuestro amigo el Presidente del Consejo de Ministros, Primer Ministro Massimo D'Alema. Hemos pasado revista a los temas bilaterales, los temas que están en agenda y que tienen que ver con modalidades de cooperación en el ámbito científico-tecnológico, la cooperación que está establecida a nivel de los ministerios de Defensa y en ámbito cultural.

 

Al mismo tiempo, hemos establecido las bases para una cooperación en el ámbito de la pequeña y mediana empresa, y muy particularmente algo muy significativo, un proyecto que esperamos sea ratificado por el Parlamento italiano y que apunta a una cooperación con la ciudad de Lota. Es un proyecto en cantidad, pero muy simbólico, que significa revitalizar el proceso de incorporación de estos obreros que han quedado fuera de trabajo, como resultado del cierre de las minas de carbón, para actividades futuras.

 

También quiero decir que esta ocasión nos permitió pasar revista a las relaciones Chile-Europa, la posibilidad de profundizar lo que se acordó en Florencia, en la anterior Presidencia de Italia de la Unión Europea, en donde se convino que Chile podía establecer un asociación política y comercial con la Unión Europea. Y estoy cierto que con el Presidente D'Alema vamos a tener una gran oportunidad de poder seguir avanzando, de manera que Chile sea miembro de la Unión Europea hacia el 2003, 2004, como se convino en la reunión de Portugal.

 

Y también creo que debiera comentarles a ustedes que hemos pasado revista a otros temas de la situación internacional y en particular al desafío más permanente de conciliar economías de mercado con sociedades más igualitarias. Fue un intercambio muy productivo, como también el que el día domingo tuvimos con los Presidentes de Brasil y Argentina sobre temas de interés común en el ámbito de la denominada Tercera Vía.

 

Ha sido para mí particularmente grato recibir a este amigo, que fue solidario con Chile en momentos muy difíciles y que ahora es un aliado de Chile en su inserción internacional y en el fortalecimiento de nuestro sistema democrático.

 

Pregunta: Quería que me explicara si su gobierno enfrenta el desafío de demostrar a la comunidad internacional la salud del sistema Judicial.

 

Presidente Lagos: Bueno, lo primero que quisiera decir es que lo que Chile enfrenta es cómo concluir adecuadamente nuestra ya larga transición. Se concluye la transición, como dije en reiteradas ocasiones, cuando tenemos un sistema constitucional en donde todos estemos de acuerdo. Todavía no lo tenemos.

 

La Constitución es el vehículo para procesar diferencias. Podemos discrepar en todo, menos en que éste es el instrumento por el cual las diferencias van a ser resueltas en una sociedad.

 

En ese sentido, no es que Chile necesite demostrar cómo opera el sistema Judicial. Tenemos que hacer que el sistema Judicial opere de una manera efectiva e independiente, sin presiones de ninguna especie. Y como entiendo el fondo de la pregunta, yo quisiera ir al fondo de la pregunta, que es Pinochet.

 

Pinochet, de acuerdo a nuestro sistema institucional, es Senador, independiente de la opinión que tengamos sobre los Senadores Vitalicios. Como Senador tiene las inmunidades propias de un Senador. En el sistema Judicial chileno es la Corte de Apelaciones, primero, y la Corte Suprema, después, la que tiene que establecer si se le despoja o no de su inmunidad.

 

Lo que resuelva la Corte de Apelaciones se puede apelar a la Suprema. En este momento hay un juez que entiende que hay elementos para pedir el desafuero, lo hizo el lunes pasado y un organismo colaborador, que defiende los intereses del Estado, autónomo, como es el Consejo de Defensa del Estado, ha decidido hacerse parte y alegar a favor de la inmunidad del general Pinochet en cuanto a Senador.

 

¿Qué va a resultar de ello? Lo van a resolver los tribunales. Mi obligación como Presidente es que no haya interferencias sobre lo que resuelvan los tribunales. Y no van a haber interferencias sobre lo que resuelvan los tribunales. Eso es lo importante.

 

Si después de eso ¿qué opinión tenga el mundo?, lo importante es que nuestros tribunales funcionen y funcionen bien. Nada más.

 

Pregunta: Usted ha dicho que van a adoptar iniciativas para mejorar las relaciones institucionales con países que, como España, se han visto deterioradas a raíz del caso Pinochet. ¿El gobierno de Chile va a plantear un recurso ante el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya por el contencioso jurídico político que se estableció a raíz del caso Pinochet?

 

Presidente Lagos: Respecto de la pregunta de si Chile quiere concurrir, respecto de este tema, a la Corte de La Haya, el tema está siendo evaluado en la Cancillería y espero tener una decisión dentro de la semana.

 

Pregunta: Teniendo en cuenta la ubicación de poder de algunos sectores dentro del espectro político chileno, ¿podría afectar al nuevo gobierno de Ricardo Lagos una consolidación de relaciones con Cuba? Y una segunda pregunta. ¿Qué opina, teniendo en cuenta también la posición de Cuba dentro del concierto de integración latinoamericana, del bloqueo de Washington a La Habana durante 40 años?

 

Presidente Lagos: Bueno, lo primero yo quisiera decir que nos interesaría profundizar las relaciones con Cuba. Esto no tiene que ver con el sistema político que haya en Cuba, tiene que ver simplemente con el respeto a la autodeterminación de cada país.

 

Y en segundo lugar, entendiendo que Cuba pertenece a América Latina, tenemos inversiones significativas en Cuba y nos parece eso bien para Chile y para Cuba. Si podemos incrementar las relaciones en el plano comercial, espléndido.

 

De igual manera, me parece a mí que, respecto al tema de la segunda pregunta, del bloqueo, Chile lo ha condenado porque no nos parece que sea el mecanismo más adecuado.

 

Periodista: Presidente, buenas tardes, y de parte de los chilenos que vivimos en el exilio, felicidad y mucho éxito en su gestión. Hace un año usted me dio una entrevista y yo le pregunté si con usted en La Moneda empezaba o terminaba la transición. Usted me dijo que se lo preguntara en marzo del 2000, cuando estuviéramos en La Moneda. Estoy esperando una respuesta.

Y quisiera pedirle, si usted me lo permite, que también redondeara sobre un tema que abordamos aquella vez. Yo le pregunté por las posibilidades que veía usted de que el gobierno de Aznar, un gobierno de derecha, pacificara el país Vasco en las conversaciones de paz con ETA. Usted dijo que tenían más posibilidades los gobiernos de derecha, que no eran sospechosos de ser izquierdosos, de pacificar un país, que los socialistas, como en el caso de Felipe González. Estas conversaciones han fracasado, está roto el diálogo con la ETA y ETA ha vuelto a matar. ¿Usted cree que es responsabilidad del gobierno del señor Aznar el que estas conversaciones hayan fracasado o es de la clase política en general?

 

Presidente Lagos: Bueno, respecto de la primera pregunta, algo le respondí anteriormente, ¿verdad? Entiendo el símbolo que significa que entre al Palacio de La Moneda 30 años después que fuera elegido Salvador Allende. Muchos han interpretado esto, verdad, como que desde el punto de vista político habría concluido la transición. Sin embargo, yo tengo la percepción que no basta que haya una persona de determinado signo político para ello. Creo más bien que la transición todavía está pendiente porque tenemos, como dije antes, una carta Constitucional que no nos interpreta a todos.

 

Y, por lo tanto, por desgracia, el hecho de haber llegado no significa, a mi juicio, que haya concluido la transición, porque está la tarea pendiente que me parece mucho más importante, que es la Carta que nos ordena, la Carta Constitucional.

 

En lo segundo, lo que quise representar en ese momento fue la vieja parábola que hace Kissinger, que "era más fácil para un gobierno como Reagan abrir relaciones diplomáticas con China, que no era sospechoso de ser suave ni blando con los comunistas, que para un gobierno demócrata". Y en ese contexto, a lo mejor podía ser más fácil para alguien que aparece mucho más en las antípodas, como era el caso del gobierno de Aznar.

 

Ahora, lo que ha ocurrido y el fracaso, que creo que todos lamentamos, que no se haya podido poner fin a aquello y que tiene el repudio de toda la comunidad internacional, aplicar métodos de esa violencia. Ahora, ¿dónde yace la responsabilidad? Es muy difícil para un gobernante extranjero decir "éste o aquél", pero creo que en general, cuando esto se produce, es todo el sistema político el que está muy implicado. Es muy difícil decir "sí, a lo mejor fulano o perengano, este ministro, el otro ministro", pero creo que es un tema que trasciende estos problemas.

 

Por desgracia, en la Europa de hoy, en esta Europa del siglo XXI, hemos visto conflictos que nos parecían imposibles de imaginar siquiera y en donde, por razones de nacionalismos exacerbados y mal entendidos, se produce una situación prácticamente imposible de convivir, sea por razones de nacionalismo, sea por razones religiosas.

 

En ese sentido, quiero reivindicar el Te Deum de ayer, en donde bajo una misma Iglesia, la Iglesia Católica en este caso, hay protestantes, hay metodistas pentecostales, judíos y musulmanes, en un acto de características verdaderamente ecuménico. Creo que eso facilita el entendimiento de un país.

 

Ahora, el tema, el tema recae en los españoles, no en lo que pueda decir uno aquí a miles de kilómetros de distancia. Gracias.

 

2.      TÍTULO: ENCUENTRO CON TRABAJADORES DEL PROGRAMA GENERACIÓN DE EMPLEO .

 

DECLARACIONES DE S.E. EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, RICARDO LAGOS, DURANTE VISITA A GRUPO DE TRABAJADORES DE RECOLETA

SANTIAGO, 13 DE MARZO DE 2000

 

Pregunta: Su presencia acá obedece… (desempleo)

 

S.E.: Bueno, efectivamente pasados los festejos, algunos dijeron que fueron un poco largos. Yo no sé si fueron muy largos, pero los encontramos buenos. Pero pasados los festejos hay que trabajar y hemos llegado acá con el ministro del Trabajo a conversar con el alcalde de la comuna. Acá hay un número importante de trabajadores, que son los que están acá, cuyos contratos terminan el 31 de marzo y nuestra prioridad, dijimos, es el empleo. La economía va a repuntar este año y va a haber nuevas y mejores fuentes de empleo. La mayoría de los trabajadores que están conmigo, en la conversación que he tenido con ellos, son trabajadores que estaban en la construcción, hay enfierradores, albañiles, carpinteros, pintores, etc. Se quedaron sin trabajo y están acá en estos programas municipales.

 

Entonces, quiero decir dos cosas: primero, vamos a hacer un tremendo esfuerzo, vamos a reasignar fondos y vamos a destinar fondos. Le di instrucciones al ministro de Hacienda para que estos programas se mantengan más allá del 31 de marzo.

 

Periodista: ¿Por cuánto tiempo se extenderían?

 

S:E.: Lo vamos a extender a lo menos hasta el mes de septiembre. Si lo extendemos hasta el mes de septiembre, calculando que en septiembre debiéramos tener un aumento de la actividad económica y estos trabajadores encuentran trabajo. Claro que si tienen pega antes se van a ir antes a la pega, dijeron, porque es mejor la remuneración que obtienen en un empleo permanente.

 

Lo segundo, es que también la semana próxima hemos conversado con el ministro del Trabajo, se inicia el diálogo entre trabajadores y empresarios respecto de las reformas laborales, de cómo poder abordarlas adecuadamente y, dentro de esta semana, esperamos también poder enviar el proyecto de seguro de desempleo.

 

Periodista: ¿Hay consenso en el asunto del financiamiento del seguro de desempleo?

 

S.E.: Se está trabajando en eso. Oportunamente en yo creo en la semana le vamos a dar la forma de poder trabajar. De lo que se trata, de poder financiarlo.

 

Periodista: La disposición de los empresarios.

 

S.E.: Bueno, yo creo que todos tienen en este momento una buena disposición. Lo importante es entender que si usted puede contratar y despedir un trabajador, esa flexibilidad tenga como contrapartida un seguro de desempleo. Y eso yo creo que es lo más adecuado.

 

Periodista: Respecto a los planes para ampliar estos programas, hubo algunas descoordinaciones cuando en el verano se produjo la ampliación de este plan. ¿Eso ya está contemplado ahora para que no se produzcan más, por ejemplo, que la gente termine en algunos proyectos y se encuentren sin trabajo?

 

S.E.: Bueno, efectivamente aquí conversamos con una persona que había terminado la semana pasada y estamos viendo modo de poder tener, porque el alcalde tiene un número importante de proyectos para poder continuar desarrollando ese financiamiento y sobre eso vamos a trabajar.

 

Periodista: ¿La reasignación los ministerios va a ser un fondo de alrededor de 50 millones de dólares?

 

S.E.: Vamos a ver cuánto juntamos, pero de 50 para arriba.

 

Periodista: Las cifras de cesantía están cerca del 9 por ciento. A su juicio ¿este año cuánto podrían bajar?

 

S.E.: Yo espero que con la reactivación económica lo bajemos a 7 por ciento. Si es posible un poquito más, mejor, pero por lo menos un 7 por ciento sería una cifra muy buena.

 

Periodista: La idea es terminar el primer año con una tasa de 7 por ciento de cesantía.

 

S.E.: Hacia final de año, esa va a ser.

 

Periodista: ...de la oposición para aprobar este tipo de...

 

S.E.: Bueno, yo creo que estos son proyectos que concitan el entendimiento de todos y creo que todos nos van a apoyar. Creo que lo más importante es cómo trabajamos ahora en estos temas que son muy importantes y muy prioritarios para la gente. Aquí, esta gente, lo más importante es cómo tenemos posibilidades de empleo para ellos.

 

Periodista: ...respecto a lo que va a ser la votación en el Congreso, pensando en lo que ocurrió el año pasado.

 

S.E.: No. Estoy optimista. Creo que este tipo de temas van a poder ser abordados por el Gobierno y oposición de...

 

Periodista: ....millones que anunció el ministro Eyzaguirre, dijo que una parte iba para terminar con las colas en los consultorios. ¿Usted mantiene su promesa que si en tres meses no se terminan se va el ministro de Salud?

 

S.E.: Así es, la ministro sabe eso, lo hemos conversado con la ministro.

 

Periodista: El senador Larraín dijo que tal vez no era el momento de reformas constitucionales.

 

S.E.: Bueno, yo ayer fui bastante claro en lo que planteé, verdad. Creo que es perfectamente posible avanzar en temas sociales y temas constitucionales, se puede trabajar conjuntamente en varios frentes, es cuestión de tener esfuerzo y dedicación. Eso es lo que vamos a hacer.

 

3.      TÍTULO: MEDIDAS PARA ENFRENTAR ENFERMEDADES DEL INVIERNO

SANTIAGO, 14 DE MARZO DE 2000

 

S.E.: ¿El motivo de mi visita? Quise venir hoy al Ministerio de Salud, me indicó la ministra las providencias que se han tomado respecto a la campaña de invierno. Todos los años sabemos el desafío que implica una campaña de esta naturaleza. La cantidad de recursos asignados de mil millones.

 

En este año en particular la campaña de invierno se va a ver afectada a partir de la influenza que, como ustedes saben, se expandió en el Hemisferio Norte. Lo que ha hecho el Ministerio es tomar una campaña de emergencia, que va a significar que el cien por ciento de los que tienen mayor riesgo de tener influenza, vale decir, los adultos de más de 65 años, van a ser vacunados.

 

Eso quiere decir que entre el 10 y el 28 de abril un millón cien mil chilenos y chilenas se van a vacunar gratuitamente, sea que pertenezcan al servicio público o privado de salud. Todo el grupo objetivo va a ser cubierto.

 

Y junto con ello, se van a vacunar 350 mil chilenos que son enfermos crónicos, que pertenecen al servicio público.

 

Además, luego de la experiencia europea, particularmente inglesa, se va a vacunar todo el personal de Salud, los 95 a 100 mil funcionarios, que son los que tienen mayor riesgo de contraer el virus como resultado del quehacer que realizan.

 

Este es un tremendo esfuerzo, ha significado traer en total un millón seiscientas mil vacunas, con un costo de 4.600 millones de pesos. Quiero decir que el año pasado se trajo la mitad de las vacunas. Y en consecuencia, yo creo que al menos desde este punto de vista vamos a estar bien preparados.

 

El tener la vacuna no necesariamente significa que no se va a tener influenza, pero significa fundamentalmente que no va a ser necesario una hospitalización, que es lo más importante.

 

En consecuencia, la campaña se va a iniciar, una campaña publicitaria del 10 al 28 de abril y desde ya les digo a todos los mayores de 65 que van a tener que vacunarse por el bien de ellos y también por el bien del país. En tanto, queremos tener que los hospitales no se sobresaturen y para eso es muy importante la vacunación, el esfuerzo que se va a hacer.

 

Respecto de los otros temas, quiero decirles que tengo una tremenda confianza en el personal que aquí labora y, cuando he planteado desafíos ambiciosos, estoy cierto que esos desafíos ambiciosos se van a poder cumplir.

 

Periodista: Yo le iba a preguntar justamente si habían conversado, Presidente, con la ministra sobre el tema de los consultorios. Ha generado muchas expectativas su anuncio de terminar con las colas. ¿No teme, precisamente, que esas expectativas...?

 

S.E.: Bueno, hemos conversado ese tema. La semana pasada, antes de asumir, la ministra y el subsecretario me hicieron llegar un documento muy detallado de lo que eso implica desde el punto de vista financiero y los mayores costos que eso significa, porque uno le puede exigir muchas cosas a un Ministerio y a una ministra, pero si no hay recursos hasta ahí llegamos, ¿verdad? En consecuencia, hay responsabilidades compartidas.

 

Lo segundo que quisiera señalar es que también, les comenté hoy día, hay un tema muy importante de tipo social, hay gente que le gusta hacer un poco de vida social en el consultorio, lo cual es una realidad también propia de nuestra idiosincrasia, pero yo estoy seguro que vamos a poder salir adelante en este primer desafío que nos hemos planteado.

 

Periodista: ¿Cuál es la planificación para poder salir… (consultorios)?

 

S.E.: Bueno, sobre eso la ministro podría darle una información mucho más detallada, pero eso implica contratación de nuevo personal, eso implica extender horarios de atención, eso implica un conjunto de medidas que ella me hizo llegar, pero que también implican un financiamiento adicional y ese financiamiento aún no lo hemos definido, está en proceso.

 

Periodista: ¿Cuántos millones de dólares se van a reunir en este fondo solidario, que se le ha llamado? ¿Qué partida se va a llevar la Salud?

 

S.E.: Vamos a conversar esos temas con el ministro de Hacienda en la tarde.

 

Periodista: ¿Usted va a ser tan tajante, como se ha sostenido, en que va a esperar 3 meses o si no podría haber cambios en el Ministerio?

 

S.E.: Mire, yo estoy absolutamente convencido que, con la calidad de personal que tenemos, la ministra que tenemos, éste va a ser un programa muy exitoso, acuérdese de mí.

 

Periodista: Pero en términos realistas, es un problema que se acarrea por más de 10 años. ¿En 3 meses se puede solucionar?

 

S.E.: Hay cosas que se pueden hacer, otras que no. Las que no se pueden hacer las voy a decir al país.

 

Próximamente le voy a decir al país también cuáles son las limitaciones presupuestarias que tenemos, le voy a decir al país, con mucha claridad, que tenemos que hacer un programa para 6 años. Como tú muy bien dices, no se puede hacer todo de entrada y, por lo tanto, yo espero de aquí a unos 10 ó 12 días explicar al país cuáles son las limitaciones que tenemos. Entiendo que hay muchas expectativas, pero también entiendo que mi obligación es decir la verdad.

 

El país sabe que todo no se puede hacer de la noche a la mañana, el país quiere simplemente saber cuándo se va a poder y quiere que los plazos sean efectivos.

 

Aprendí cuando fui ministro de Obras Públicas a decir no muchas veces, hay un puente por ahí que se hizo famoso, que es el Calcurrupe, me esperaban 400 personas con unos carteles que decían "exigimos puente", y los les dije "es imposible tener un puente porque ni siquiera tenemos el estudio de ingeniería. Lo que sí me comprometo en un mes más a decirles cuándo va a estar el estudio de ingeniería y cuándo va a haber puente". Nos atrasamos 6 meses en los plazos que di como resultado del terremoto de la IV Región. Hoy día existe un puente en el Calcurrupe. Pero cuando dije esto el 96 la gente pensó que era mentira.

 

Lo mismo quiero hacer acá, explicar cuándo va a estar el puente en el Calcurrupe.

 

Periodista: ....no hay ninguna cola?

 

S.E.: Vamos a establecer exactamente cuáles son los procesos que nos estamos proponiendo hacer y los planes, pero como dije, la ministra se adelantó, entregó la semana pasada un completo informe de cómo abordar el tema y cuáles eran los costos y la ministra perfectamente pudo haber dicho ayer "el Presidente todavía no me entrega los pesos".

 

Periodista: ¿Hay órdenes especiales hacia los municipios para que los municipios también funcionen en coordinación con el Servicio de Salud?

 

S.E.: Sí, por supuesto. El programa incluye los consultorios municipalizados, sí. Pero el programa se los va a dar a conocer oportunamente la ministra.

             

4.      TÍTULO: VISITA ESCUELA DE HOMBRES DOMINGO SANTA MARÍA, PROYECTO ENLACES

SANTIAGO, 15 DE MARZO DE 2000

 

Quisiera enfatizar lo que se está haciendo con el proyecto Enlaces. Enlaces es un proyecto computacional que nació el año 92 como algo muy tentativo, muy modesto, era ministro de Educación en ese tiempo cuando salió el proyecto Enlaces.

 

En estos años el proyecto Enlaces ha crecido enormemente. Hoy tenemos todos los liceos de Chile con computación en proyecto Enlaces. Todos los liceos de Chile están conectados. Lo que hemos visto, estos niños aquí, que estaban hablando con otros niños de otro colegio a través de la computación, lo pueden hacer hoy todos los liceos.

 

El 50 por ciento de las escuelas básicas, solamente, ésta es una de ellas, que está dentro del 50 por ciento. Hay otro 50 por ciento que queda fuera. Esta escuela, como lo vimos, está conectada a Internet. En este instante hay 38 mil computadores en las escuelas y liceos de Chile, 38 mil, y ha significado una inversión mayor a los 80 millones de dólares.

 

Este año vamos a tener un total del 5.300 establecimientos educacionales vinculados a Enlaces y estamos incorporando mil establecimientos. Teníamos cuatro mil y tantos y vamos a llegar a los 5.300, con mil que se incorporan este año. Los planes del Ministerio es poder avanzar en este sexenio para poder llegar a todos ellos.

 

Le decía a los profesores que esto es el equivalente al Silabario Matte de comienzos de siglo. A comienzos de siglo el signo educacional era el modesto Silabario Matte. Este es el Silabario Matte del siglo XXI y pensar que estos niños hoy, varios de ellos allí estaban conectados a Internet, ese es el mundo de la educación que queremos.

 

Lo importante es que en escuelas, aquellas donde hay mayores necesidades, donde la gente es más modesta, tenemos que poner más de estos computadores, porque le es más difícil acceder. Ellos están accediendo dos horas semanales y, obviamente, que quisieran acceder mucho más y los profesores también.

 

Eso refleja la importancia que le queremos dar a lo que se ha venido haciendo en el ámbito educacional y cómo seguimos progresando. Algunos profesores plantearon también el tema de la jornada completa y ese es un tema en el cual también hay que trabajar. Esta escuela todavía no está, pero va a tener que estar en jornada completa más adelante, se presentó el proyecto y esperemos que les vaya bien este año.

 

Lo importante es que la inversión que se ha hecho se va a continuar haciendo, en un país que crece y ese crecimiento significa también que tiene que seguir creciendo el sistema educacional en comunas como ésta, donde más se requiere y donde estos niños van a tener capacidad de tener un nivel educativo para afrontar bien las responsabilidades en 10, 15 ó 20 años, cuando hayan ocupado el lugar de nosotros.

 

Pregunta: Una proyección...de ampliar los computadores en los colegios. ¿De dónde van a salir los recursos?

 

S.E.: Bueno, de un país que crece. La clave es un país que crece. Cuando partimos el programa Enlace el 92, si yo hubiera dicho que íbamos a tener 38 mil computadores el año 2000, habría parecido algo que motivaba a sonrisa. Sin embargo, entre el 92 y el 2000 tenemos 38 mil computadores y, como dije ahora, tenemos todos los liceos de Chile en la red Enlaces.

 

Este año se están incorporando mil nuevas escuelas a la red Enlaces. Eso quiere decir mil escuelas con los correspondientes computadores. En total tenemos 80 millones de dólares. La clave es el crecimiento. Si Chile sigue creciendo, parte de ese crecimiento tendrá que ir a Educación y podremos responder el desafío de la jornada escolar completa, parte desafío tendrá que ser más computadores, porque todavía queda un número importante de establecimientos sin acceso a la red Enlaces.

 

La red Enlaces requiere otras cosas. En el campo rural es muy difícil, porque tenemos que tener un teléfono en cada escuela. En consecuencia, el programa de telefonía rural, ¿por qué establece los teléfonos rurales normalmente al lado de una escuela? Porque es la única forma que la escuela esté conectada al programa Enlaces. En los pueblos del Altiplano, aislados, es muy difícil llegar, pero eso significa que usted llega con teléfono y con este programa, entonces tienen que combinar ambas cosas.

 

Periodista: ¿Sobre las proyecciones para la Reforma Educacional para este año, la jornada completa?

 

S.E.: Bueno, hay un programa que está en curso en donde se aspira, de acuerdo con la ley, en un plazo determinado, llegar a la jornada completa. Tenemos un número importante de establecimientos, hemos conversado con la ministro y está evaluando. Esta escuela, por ejemplo, tiene que llegar a jornada completa. Presentó el proyecto, preguntaron qué iba a pasar y se le dijo "bueno, vamos a ver si sale este año o no". Claro, al final todas las escuelas van a estar en jornada completa. ¿Cuál primero y cuál después?, eso depende de los proyectos que presenta cada escuela.

 

Periodista: ¿Qué pasa con los recursos de cada Ministerio, porque se va a hacer una reasignación presupuestaria para formar un fondo... ¿Qué pasa, por ejemplo, con Educación, que también...?

 

S.E.: Bueno, Educación tiene su presupuesto y, como dijo el ministro de Hacienda, de acuerdo a las instrucciones que recibió, no se van a recortar los gastos sociales. O sea, los gastos educacionales no los vamos a acortar, no vamos a, para decirlo vulgarmente, "no vamos a desvestir a un Santo para vestir a otro".

 

Periodista: ... (recortes)

 

S.E.: Aquellas cosas que sean prescindibles.

 

Periodista: ...días apareció un Mandatario anunciando grandes avances, cambios, etc., etc. Usted ayer dijo que en los próximos 10 días va también a anunciar cuáles son las restricciones presupuestarias. ¿No hay riesgo de que la gente quede desconforme?

 

S.E.: No, yo creo que de lo que se trata es hablar siempre con la verdad. Hemos hecho una propuesta para 6 años y el país sabe que, lo que se va a hacer en 6 años, no se hace en 2, 3 ó 6 meses, eso es lo importante.

 

Periodista: O sea, ¿más bien usted no tiene un temor a un déficit fiscal en los primeros meses de gestión?

 

S.E.: Hoy tenemos un déficit fiscal yo he dicho que el año 2001 espero tener ya las cuentas fiscales saneadas y, a partir de allí, un proceso de expansión.

 

Periodista: ..............

 

S.E.: Eso lo está estudiando el ministro de Hacienda, vamos a tener conversaciones con él esta semana para resolver.

 

Periodista: Las expectativas son bastante altas, usted se ha puesto un plazo bastante breve para varias cosas, por ejemplo los 3 meses para Salud y los 50 días para la mesa de diálogo mapuche, el consejo de diálogo social para las reformas laborales. ¿No le da un poco de temor no poder cumplir con todas esas cosas en el tiempo fijado?

 

S.E.: Hay que ponerse tiempos que son ambiciosos y son difíciles, pero si trabajamos bastante tenemos que estar a la altura de los desafíos, a la altura también de lo que el país espera de nosotros.

 

El país me conoce, sabe cómo trabajo y espero que ese trabajo también lo podamos transmitir al resto del gobierno.

 

Periodista: ¿Se cumplirán los plazos, Presidente?

 

S.E.: Bueno, estamos trabajando para cumplirlos.

 

Periodista: ¿Cuál debe ser el rol de Televisión Nacional y cómo va a ser la composición de su directorio, usted ha hecho alguna salvedad al respecto?

 

S.E.: Uf, falta mucho para llegar a eso.

 

Periodista: ... la mesa de diálogo con las comunidades indígenas.

 

S.E.: Mañana vamos a hablar de eso.

 

5.      TÍTULO: RECEPCIÓN A ORGANIZADORES ACTOS TRANSMISIÓN DEL MANDO

SANTIAGO, 16 DE MARZO DE 2000

 

Estimados amigos ministros, estimado amigo Agustín Squella. Hemos querido que nos acompañe porque ahora que tenemos que empezar a trabajar a partir de lo que hemos hecho, le he dicho que le hemos dejado una vara alta en materia de las actividades que nos proponemos hacer en los próximos 6 años, a partir de lo que hemos hecho en este fin de semana con motivo de los actos de la asunción Presidencial.

 

Lo que quiero, en primer lugar, es decirles, gracias a todos ustedes por haber participado en esta tarea. Veinte mil personas, como aquí se ha dicho, son las que voluntariamente trabajaron, 20 mil personas que lo hicieron porque pensaban que había elementos por los valía la pena hacerlo. En 27 ciudades prácticamente se unieron a toda la fiesta nacional, las diabladas del norte, las mingas, los curantos, la fiesta huasa en el centro, etc.

 

Dicen que fueron 500 mil las personas que participaron en las distintas actividades del domingo en el Parque Forestal. Vi cientos de miles de chilenos que salieron a las calles cuando pasamos en Concepción, en Valparaíso y en Santiago. La entrada a Santiago, los miles que hubo en Concepción, fueron realmente impresionantes. Y la participación de los artistas fue esencial para que esto fuera posible.

 

Todo esto creo que es reflejo de un nuevo espíritu, de lo que nos proponemos hacer, de lo que dijimos que íbamos a hacer y que lo vamos a hacer con el concurso de ustedes.

 

Yo quiero dar gracias por lo que hicieron, por el nuevo espíritu que contribuyeron a crear. Qué duda cabe que el espíritu de hoy es distinto del espíritu de antes de la transmisión del mando. Hay una sensación que nuevos aires están entrando aquí en Chile. Y eso es gracias por lo que ustedes hicieron, porque ayudaron a devolver la esperanza, que podemos volver a soñar, que depende de lo que nosotros hagamos.

 

Gracias, porque se recuperaron espacios públicos, como dijimos que lo íbamos a hacer en la campaña, para la cultura, para la inteligencia, para la imaginación, para la creatividad.

 

La capacidad de este país está en lo que somos capaces de imaginar y crear. Eso que hicimos con motivo de la transmisión del mando fue el inicio de lo que queremos ahora plantearnos hacia adelante.

 

Aquí hubo un respaldo, una confianza, pero lo más importante, hubo una demostración que podemos hacer espectáculos grandes, masivos, con ningún incidente. En cierto modo, era la familia chilena la que cuidaba la seguridad de cada uno de los que allí participaban.

 

Creo que esto fue excepcional. Cuando se planteó el tema de cómo hacer lo del Parque Forestal, uno de los temas era "¿y cómo actuamos frente a lo que pueden ser el orden ciudadano, la seguridad pública, etc.?".

 

Aquí hoy hemos demostrado que es posible hacer grandes gestas para la cultura, la imaginación de este país y depende de nosotros hacerla, de ustedes hacerla.

 

Aquí lo que yo quisiera entonces, junto con darles las gracias por lo que hicimos, es decirles que espero que este tremendo equipo humano que fueron ustedes, que movilizaron a tantos y a tantas de las más variadas especialidades, capacidades, intelecto, imaginación, creatividad, tenemos que ser capaces de mantenerlos en conjunto para las tareas que siguen.

 

Quiero pensar que el 11 y el 12 de marzo fue sólo el comienzo, tiene que ser sólo el comienzo. No se trata de festejar la asunción de un nuevo Gobierno, se trata de demostrar que en Chile tenemos capacidad para hacer de estos espacios una tarea permanente, una actividad cotidiana y en donde ahora quiero entonces demandar de la imaginación de ustedes. Qué es lo que vamos a hacer cuando no hay transmisión del mando, pero sí hay un pueblo que espera que lo que entregamos. Que el sábado y domingo sea el inicio de lo que haremos en los próximos 6 años.

 

Lo que dije ese día en el Parque Forestal, de un país que mira, cuando cumple 200 años, al bicentenario, es un país que se afinque en una infraestructura que vamos a establecer, también una infraestructura para la cultura. Estamos orgullosos de la gala de la Estación Mapocho, pero es que terminamos en una gala en la Estación Mapocho porque el Teatro Municipal nos parecía escaso para el público que quería ir. Cómo hacemos para tener, no sólo en Santiago, en las principales ciudades de Chile, grandes espacios abiertos para la cultura, con los teatros que son indispensables tener en cada gran ciudad de Chile, porque ese es un derecho de todas las regiones y no sólo de Santiago. Eso lo podemos hacer.

 

Entonces, ¿por qué no pensar que, de aquí a los próximos 6 años, vamos a tener esto en cada gran ciudad de Chile? ¿Por qué no pensar que los espacios culturales que fuimos capaces, que ese Parque Forestal, que se vio invadido por una ciudadanía que quería participar, lo podemos volver a llenar, porque pensamos que puede haber una gran semana para la música, para el libro, para la danza, para el teatro? ¿Por qué sólo para la transmisión del mando podemos entregar entradas a aquellos que iban a los distintos teatros de la capital? ¿O por qué sólo en ese momento podemos hacer, como estamos haciendo ahora, una tremenda exposición de los artistas plásticos de Chile?

 

En suma, lo que yo quisiera plantearles ahora, después de lo que hicimos, en donde fuimos capaces de combinar imaginación, pero también de movilizar, a través de la televisión y llegar con la televisión a todo Chile, los actos que hubo, el acto con que culminamos en el Forestal, fue un acto para los cientos de miles que ahí estaban, pero fue un acto para los millones de chilenos que lo siguieron por televisión. Qué buen ejemplo de lo que podemos hacer si utilizamos esa cajita con un sentido de cultura que va más allá de lo que vemos cotidianamente. Ese que sea un compromiso nuestro.

 

Y que no me digan que eso no interesa, porque lo del sábado y domingo interesó a Chile. Excúseme ahora, lo que les quiero pedir a ustedes: cómo somos capaces de preservar aquello, de mantenerlo en el tiempo y de hacer que la cultura sí esté en el centro de lo que queremos hacer. Como hoy día, con ustedes aquí en el Palacio de La Moneda, la cultura está en el centro del poder, de lo que queremos hacer como función de Gobierno. Y muchas veces estarán acá, muchas veces estaremos para festejar algo que hicimos bien y también muchas veces estaremos aquí para pensar los próximos desafíos de lo que queremos hacer.

 

Vamos a conversar de institucionalidad cultural, pero como le dije a Agustín Squella, "mientras conversamos institucionalidad cultural comencemos por hacer ahora también cultura cotidiana". No necesitamos institucionalidad para hacer lo que se hizo el sábado y domingo. No es que no la vamos a tener, la vamos a tener, pero no esperemos la institucionalidad para trabajar. Trabajemos desde ahora.

 

Lo más importante, yo creo, que si lo hacemos y lo hacemos bien, comenzamos a recuperar un espacio para la esperanza, para aquellos que creen que las cosas son más difíciles, que cuesta lograrlas. Aquí fuimos capaces, tras un proyecto común, de movilizar Fuerzas Armadas, funcionarios públicos, Cruz Roja, las palomitas de Melipilla. Aquí movilizamos a todo el país en esto y eso es porque hubo un proyecto común. Cómo ahora somos capaces de mantener aquello para las tareas que siguen.

 

Cuando dijimos que había espacio para todos, hay espacio para todos. Y en esta semana, en que por estos patios ha vuelto a caminar el chileno común y corriente, porque es su derecho, en esta semana también entonces quise que fuera en ésta y no en la próxima que los recibía a todos ustedes, porque me parecía que con ustedes comenzamos como corresponde este sexenio. Ahora, de ustedes es la tarea de cómo lo hacemos y lo hacemos bien, porque en ustedes está seguir trabajando para que no decaiga la esperanza. Y cuando dijimos, "renace el futuro", porque ahora renace con ustedes el futuro de la sociedad que queremos para este siglo XXI.

 

Muchas gracias por lo que hicieron, pero más importante, muchas gracias por lo que se comprometen a seguir haciendo. Muchas gracias.

 

 

6.      TÍTULO: CONSTITUCIÓN MESA DE TRABAJO PUEBLOS INDÍGENAS

SANTIAGO, 16 DE MARZO DE 2000

 

Buenos días. Quisiera, de una manera muy breve, explicar el sentido de esta reunión.

 

Hace dos semanas atrás, en Rahue, en Osorno, como Presidente electo señalé que en la primera semana de mi Gobierno se iba a constituir un grupo de trabajo que tenía 50 días para hacer un planteamiento sobre el tema indígena en Chile. Estoy cumpliendo el compromiso de hace 15 días atrás.

 

Hoy día hemos tenido una reunión muy importante con los representantes del mundo indígena, representantes de la sociedad civil, organizaciones religiosas, hubo representantes de la Iglesia Católica, del mundo Protestante, hubo representantes de entidades sociales, del mundo empresarial y del Gobierno.

 

Quiero señalar acá mi confianza, como se dijo en la reunión, que a través del diálogo vamos a avanzar ahora para que en los próximos 50 días haya una propuesta del nuevo trato de Chile, del Estado, al mundo indígena. Esta es una propuesta que se hace no para los indígenas, se hace para Chile. Chile tiene que ser capaz de dar cuenta de lo que es nuestra deuda histórica con este mundo. Las sociedades que progresan son las sociedades que se integran. El mundo mapuche debe estar plenamente integrado.

 

La presencia de un número muy importante de miembros del Gabinete indica que ésta va a ser una tarea a cargo de la ministra de Mideplan, pero en donde tienen que participar activamente todos los distintos órganos del Estado de Chile. Esto significa un conjunto muy importante del ámbito infraestructura, los Ministerios sociales, Salud, Educación, etc.

 

Junto con ello, quiero señalar que el abordaje que se va a hacer al tema es integral. No vamos a resolver un conflicto que tiene 500 años, en 50 días, pero sí vamos a dar los pasos en la dirección correcta para recuperar la confianza de todos los actores involucrados.

 

Esta forma global de abordar el tema es lo que nos va a permitir cumplir con el mundo indígena en la preservación de su cultura, como dijo muy bien la representante del mundo atacameño, "ellos han olvidado su lengua". No queremos que esas lenguas de los aymaras, de los mapuches o de los pascuenses se olviden. Eso forma parte de cómo preservamos la cultura.

 

Última reflexión: mientras funcione esta tarea hay que recuperar las confianzas de todos, se dijo con claridad en la reunión. Recuperar confianzas quiere decir también la necesidad de que en este período se respete el Estado de Derecho. Hubo un planteamiento sobre qué se entendía por Estado de Derecho. Todos están acordes en respetarlo y, en consecuencia, yo espero que podamos avanzar en estos 50 días y, conjuntamente, poder tener un clima que avance hacia una mayor tranquilidad en la zona.

 

La Comisión estableció un procedimiento de trabajo para este grupo, cómo lo van a hacer y sobre eso se va a referir la ministra. Yo los dejo con ella. Gracias.

 

 

7.      TÍTULO: DECLARACIONES REFERIDAS A PUERTAS ABIERTAS DE LA MONEDA

SANTIAGO, 17 DE MARZO DE 2000

 

Pregunta: ¿Va a ser habitual que lo vea caminar y transitar por La Moneda?

 

S.E.: Porque hoy día iba a salir por el sector que da a puerta O'Higgins y por esa razón me vine caminando.

 

Pregunta: ¿Qué le parece, Presidente, esta primera semana con las puertas abiertas de La Moneda?

 

S.E.: Es un buen síntoma, ¿no crees tú? Es un buen síntoma que las puertas de La Moneda estén abiertas. Pero, más importante, es que la gente sabe respetar lo que se ha hecho. En el día de ayer, ustedes no supieron, hubo un joven que está sin trabajo, desplegó un pequeño cartel pidiendo trabajo. Y la propia gente que caminaba le dijo "no hagas eso, porque nos van a cerrar las puertas de La Moneda". Creo que es una buena demostración que es un pueblo maduro y estoy seguro que esta primera semana hemos terminado bien, ¿verdad?, nada de lo que se suponía que iba a ocurrir, ocurrió. Eso me parece importante.

 

Lo segundo, es que me parece que tiene que haber mucha transparencia en todos los actos de Gobierno. Nada más.

 

Pregunta: Presidente, hablando de transparencia, usted le pidió que todos sus ministros hicieran un informe de los bienes que tienen. ¿Cuándo se van a hacer públicos esos informes?

 

S.E.: El martes se van a entregar a la Contraloría General de la República.

 

Pregunta: ... (Mesa de diálogo indígena)

 

S.E.: No. Lo que pasa es que me parece que determinadas medidas deben consultarse con un número mayor de personas. En materia de política indígena tengo directivas claras. Quiero, sin embargo, esas directivas concordarlas con los distintos sectores: empresarios, sociedad civil, personalidades y dirigentes del mundo de las distintas etnias, aymaras, mapuches, lafquenches y también atacameños.

 

Pregunta: ¿Por qué no va a ir a la ceremonia de los familiares de los detenidos desaparecidos?

 

SEP.: Tenía otros compromisos ahí, en la mañana tengo un Te Deum y, en la tarde, tengo unas actividades que le había prometido a mi familia.

 

Pregunta: ¿Es efectivo que el proyecto…?

 

S.E.: No vamos a analizar ese proyecto de ley en su momento, es una reforma constitucional importante y lo vamos a analizar en la forma en que lo ha planteado el ministro del Interior. Lo mismo respecto del tema de Televisión Nacional, lo estamos estudiando con mucho detenimiento y en el día de hoy he decidido proponer como presidente del Directorio a Jorge Navarrete. Jorge Navarrete ha sido una persona que durante largo tiempo ha estado vinculado al tema de la televisión, fue de los fundadores del Canal 7; luego, restablecida la democracia, fue muy fundamental para hacer del canal de televisión público un canal que no sea del Gobierno, un canal que sea del Estado, de todos los chilenos.

 

No interesa un canal que aplaude al Gobierno de turno; interesa un canal que interprete el sentir de un país. Y espero que con Jorge Navarrete, que fue fundamental para restablecer las finanzas del canal, en el pasado fue director ejecutivo, espero que ahora como presidente pueda mantener el canal en un muy buen pie.

 

 

8.      TÍTULO: CULTO DE ORACIÓN EVANGÉLICA POR CHILE Y EL PRESIDENTE PALABRAS DE S.E. EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, RICARDO LAGOS, EN EL CULTO DE ORACIÓN DE LA IGLESIA EVANGÉLICA POR CHILE Y EL PRESIDENTE

SANTIAGO, 18 DE MARZO DE 2000

 

Deseo expresar, en primer lugar, mis agradecimientos por este Culto de oración por el Presidente y la patria que ustedes han organizado. Mis agradecimientos en lo personal, el de mi esposa y el de mi familia.

 

Mis agradecimientos a nombre de mis colaboradores en el Gobierno y también, por cierto, de los demás poderes del Estado que están esta mañana acá en este Culto de oración.

 

Me impresiona ver reunidas a las distintas vertientes de los evangélicos chilenos en este Culto de acción de gracias. Qué duda cabe que es una expresión y un ejemplo que es posible y enriquecedora la convivencia en la diversidad.

 

Como Presidente, deseo hacer esta mañana un reconocimiento público a la importante labor que han desempeñado las Iglesias Evangélicas en nuestro país. Se ha hecho un recuerdo a lo relevante que ha sido su desempeño a lo largo de nuestra historia, desde aquellos primeros que con el albor de nuestra Independencia llegaron aquí a estas costas trayendo la fe y la percepción de los antecesores de ustedes.

 

Después fueron otros, pastores y evangélicos que en el siglo pasado buscaron ensanchar el horizonte de la libertad de Cultos en Chile, a través de su ejercicio cotidiano, como fue Canut de Bon. Luego vino ese tremendo esfuerzo de la sociedad chilena en la década de los 80, en el siglo pasado, que se expresó a través de las leyes laicas y que significó un esfuerzo importante por avanzar en la igualdad, en el derecho de cada hijo de esta tierra de poder profesar el culto en el cual él deposita su fe y para la cual es llamado.

 

Ustedes educan en los clásicos valores asociados a las distintas vertientes del cristianismo: la solidaridad, el amor al prójimo, la justicia y la paz. Nos unimos todos en el sueño por una sociedad mejor, a la medida de las necesidades de cada uno de nuestros hijos, una sociedad que respeta al prójimo, respetuosa, pacífica y justa, pero donde queremos que el progreso sea igual para todos.

 

Es a la luz de estos valores que ustedes predican el evangelio, pero es también a la luz de estos valores que inspiran la labor constante de tipo social, a través de un trabajo silencioso y permanente, para acoger, ayudar y orientar a miles de chilenos y chilenas, con múltiples problemas sociales, allí está la labor de ustedes frente al alcoholismo y la drogadicción, frente a la violencia familiar y cómo orientar a los pequeños, cómo hacer más llevadero los últimos años de la vida de los adultos mayores y en tantos otros campos en donde nuestra sociedad requiere la voz de aliento que ustedes son capaces de dar.

 

Al mismo tiempo, ustedes realizan diariamente una función educativa en las distintas instancias de educación formal que mantienen a lo largo de nuestro territorio. Son valiosos y significativos los aportes a la comunidad realizados muchas veces sin ninguna propaganda, en la convicción que así se sirve a Dios. En la tarea social se sirve también a la Patria y, todo esto junto, es lo que hace que Chile sea un país mejor.

 

Quiero aprovechar, entonces, esta oportunidad que ustedes me han dado al invitarme a esta celebración, para ratificar el compromiso de mi Gobierno de garantizar y respetar la libertad de conciencia y de igualdad religiosa en Chile.

 

La historia del pueblo chileno ha estado marcada por una sensibilidad espiritual y religiosa que vitaliza nuestra sociedad hasta el día de hoy. Como Presidente de la República siento el deber y la motivación de respetar y fortalecer esta característica y de avanzar para que los diversos cultos que existen en nuestra Patria, tributarios de tradiciones hermanadas en la búsqueda de la dignidad de las personas, cuenten con las condiciones para desarrollar su labor y aportar al desarrollo social, espiritual y cultural de Chile.

 

Por eso, mi compromiso es que cada Iglesia tendrá un trato igualitario en su reconocimiento y acceso a los beneficios que el Estado otorga y una relación permanente y fluida con las autoridades de Gobierno.

 

Esta mañana ha habido algunas referencias al avance que ha significado principalmente la aprobación de la Ley de Igualdad de Cultos, gran progreso de nuestra legislación, logrado durante el mandato del Presidente Frei. Como siempre lo dije, esta ley es un avance importante, pero nunca se llega al final del camino. Siempre es posible seguir avanzando. Por eso digo, que aquí en este ámbito debemos considerar las distintas visiones y realidades que legítimamente puedan existir. Tenemos por delante la elaboración del reglamento de la Ley de Igualdad de Culto, que debe ser una expresión práctica del espíritu y del sentido que quiso dar ese cuerpo legislativo.

 

Por ello, me alegro enormemente de los consensos que hemos logrado en estos días y, cuando en la próxima semana promulgue el reglamento, estoy cierto que interpretaré adecuadamente el sentir de ustedes y de cada una de las distintas denominaciones religiosas que existen en Chile, para dar un paso más en el sentido de la igualdad que tiene que haber en nuestra Patria.

 

Y esto significará, entonces, que esa igualdad se tiene que expresar también en las otras tareas cotidianas: cómo expresamos la igualdad de culto al interior de nuestras Fuerzas Armadas, cómo lo hacemos en nuestros hospitales y cárceles, donde ustedes quieren llevar una palabra de alivio, cómo lo hacemos en aquel apoyo que puede dar el Estado a las tareas de acción social que se reflejan en las mil instituciones que tienen.

 

Amigas y amigos:

 

El pluralismo y el reconocimiento de la diversidad son las improntas de este nuevo siglo. De ahí el carácter ineludible de nuestro respeto por los distintos cultos, que en conjunto representan parte de nuestra identidad como Nación.

 

Ello los convoca a hacer de Chile un país que no le teme a su diversidad, sino que la valora, que se siente orgulloso de todos y cada uno de sus hijos, pero reconozcamos también que la diversidad se da en nuestra Patria no sólo en el ámbito religioso, tenemos una diversidad que también nos enriquece desde el punto de vista de las etnias y los distintos sectores que han ido conformando a la sociedad chilena. Hay una diversidad en aquellos que son originarios de esta tierra antes de la llegada del hombre de Europa, y hay una diversidad que se ha enriquecido con aquellos que han llegado allende los mares.

 

Cómo aprendemos también a no discriminar entre ellos y a entender que debemos respetar esa diversidad cultural porque es parte de nuestra propia riqueza como país. Respetar esa diversidad no es sólo porque nos interesa preservar la cultura de la etnia originaria. Respetar esa diversidad es parte también de mantener la riqueza de los 15 millones de chilenos que nos enriquecemos cotidianamente con esa cultura, de igual manera que nos enriquece cotidianamente las distintas percepciones religiosas que hay en Chile.

 

Esa diversidad ha conducido a veces en nuestra Patria a discriminación. Ustedes la han conocido en su desarrollo a lo largo de la historia. No queremos discriminación religiosa, no queremos discriminación de nuestras etnias, no queremos tampoco otras formas de discriminación que se dan en las desiguales oportunidades que tienen nuestros hijos para enfrentar las tareas que la vida les depara.

 

Aquí, esta mañana, escuchamos que con la oración se pueden derribar muchas fortalezas. Hay también otras fortalezas, las fortalezas que implican la desigualdad para unos respecto de otros, las fortalezas que significa todavía el que exista discriminación de unos respectos de otros. Yo los quiero invitar para que, con su oración y con su acción, nos ayuden en las tareas de Gobierno para ayudar a derribar también esas otras fortalezas, para hacer de Chile un país más homogéneo y más hermano; para hacer de Chile un país que deja paso a una sociedad dividida y que avanza a encontrar el sentido profundo del alma de Chile; una oración con que sea posible, entonces, ayudar a todos los chilenos a encontrar ahora un camino de unidad y convergencia, en el inicio de este nuevo siglo. Los invito, en suma, a orar también por un Chile que diga "no a la discriminación, sí al respeto al prójimo, sí a que todos tengan un lugar bajo este cielo y que el Sol nos ilumine a todos con igual intensidad".

 

Quiero, entonces, concluir invitándolos a hacer realidad este desafío, a sumarse a un esfuerzo común para reafirmar entre nosotros los valores del respeto al prójimo, la pluralidad y el respeto a la diversidad. Nosotros, desde el Gobierno, nos comprometemos a hacer nuestra parte. Estamos ciertos que vamos a contar con la colaboración y la confianza de las diversas Iglesias, de sus fieles y de toda la ciudadanía, para poder tener en el inicio de este nuevo siglo, un siglo que nos permita mirar con optimismo los desafíos del futuro y en donde, cada hijo de esta tierra, se sienta con el mismo derecho para practicar su fe, ir a su Iglesia e invitar a otros a compartir con ellos su fe. Es el respeto que todos nos merecemos y por el cual hemos dado una larga lucha.

 

Muchas gracias.

 

9.      TÍTULO: INAUGURACIÓN MUSEO DE LA SOLIDARIDAD SALVADOR ALLENDE

SANTIAGO, 20 DE MARZO DE 2000

 

S.E.: Como muy bien dijo Carmen Waugh, aquí estamos iniciando un esfuerzo por tener más de 3 mil cuadros, en un número muy, muy grande de ciudades de Chile, desde ahora hasta el mes de junio. Es un primer paso en donde vamos a demostrar que la cultura está en el centro de las preocupaciones del país, pero está en cada una de las regiones y en cada una de las principales ciudades del país.

 

Yo quiero agradecer realmente a todos los artistas que han contribuido a esto y que nos van a permitir tener una presencia en el país muy importante.

 

Periodista: ¿Aparte del compromiso con la cultura, hay un compromiso con el legado de Allende?

 

S.E.: Bueno, evidentemente acá hay un espacio muy importante de lo que él significó. El Museo de la Solidaridad refleja lo que en un momento dado fue el sentir de prácticamente todos los intelectuales y artistas del mundo sobre lo que aquí ocurrió. Este es un Museo en que, como muy bien dijo Carmen, hay más de 1.500 obras en exhibición y es una de las pinacotecas más ricas que puede tener hoy día el país.

 

 

 

10.  TÍTULO: VISITA OBRAS CAMINO SANTIAGO - COLINA - LOS ANDES

LOS ANDES,20 DE MARZO DE 2000

 

Quiero decirles que estoy muy contento de esta visita. Cuando fui ministro de Obras Públicas definimos el trazado de este by-pass, con el objeto de poder descongestionar la ciudad de Los Andes y poder tener un buen punto final después de lo que tiene que ser la Aduana.

 

Toda obra de progreso implica dificultades con la comunidad. Esto no fue excepción. Acá, un poco más allá, está la Escuela Juan Calvino. Me fueron a ver porque el trazado que se había hecho pasaba por sobre la escuela y había que expropiar. Fue necesario revisar, hacer un nuevo trazado y se salvó la escuela, incluida la cancha de fútbol.

 

El progreso tiene que hacerse con respeto a la gente y eso vale aquí, en Los Andes y en el resto de Chile. También a las tradiciones, por eso se hizo un enlace especial al complejo para la entrada a Santa Teresita de Los Andes.

 

Estoy muy contento de saber que las obras originales van a estar concluidas en el mes de octubre de este año. Esto quiere decir cinco meses antes de lo que estaba programado su término, que era en marzo del 2001. Eso habla de la pujanza de la empresa, de la capacidad de sus ingenieros, de sus empresarios y de los trabajadores.

 

Habla también de la capacidad de dos grandes empresas como es Besalco y Fe Grande, que son las que tienen a su cargo sus obras acá. Lo menciono porque la otra vez me dijeron que nunca se mencionaban a las empresas que participaban en esto. Pero eso tiene que ver con el país, con cómo vamos construyendo Chile.

 

Lo tercero que quisiera decir es que hay obras adicionales, que son más menos unos 22 a 25 millones de dólares, que se van a terminar después. La más importante, que está incorporada a esta obra, es una inversión de 10 millones de dólares para el acceso en Independencia, donde se inicia esta carretera.

 

Quisiera aprovechar esta ocasión para decir que espero en mi Gobierno poder cumplir lo que dije. Se van a invertir 14.500 millones de dólares, con recursos públicos y mediante el sistema de concesiones con recursos privados, en los próximos seis años. Va a haber un número importante de concesiones en el ámbito de carreteras interurbanas, urbanas y también de los trenes suburbanos. Aquí esperamos, hacia final de año, poder tener todo listo para lo que va a ser la licitación de la Ruta-60, que significa Los Andes, desde el complejo hasta Valparaíso.

 

La mayor dificultad de esa ruta, que significa una inversión de 180 millones de dólares, son las expropiaciones, que es un tema muy complejo. Aquí nos demoramos por las expropiaciones, esa es la verdad. Y esa ruta, la 60, que es fundamental, nos va a implicar también fuertes expropiaciones.

 

De la misma manera que hoy día estamos acá muy contentos del avance de estas obras, estoy seguro que en los próximos seis años vamos a hacer una inversión de esa envergadura. Así como puedo decir que en el período 94-2000 fue el período más grande de inversiones, públicas y privadas, en el ámbito infraestructura, lo que hicimos entre el 94 y el 2000, lo vamos a doblar en el período 2000 a 2006. Ese es el desafío que le propongo a Chile. Lo que hicimos entre el 94 y el 2000, lo vamos a doblar en los próximos seis años.

 

Eso habla de un país que tiene capacidad, que tiene pujanza, que tiene decisión y que sabe hacer las cosas. Así como hoy día estamos contentos de lo que hemos hecho aquí, espero que lo podamos seguir haciendo en el resto del país.

 

Estamos muy contentos de lo que se ha hecho, tanto desde el Ministerio de Obras Públicas como por parte de los sectores privados, que han sido capaces de concretarse en esta obra realmente muy espectacular y que va a significar un tremendo avance para las condiciones de vida de todos los sectores, de Colina, Calle Larga, Los Andes, San Felipe.

 

PREGUNTA: Presidente, da la impresión que la norma de su Gobierno es partir todos los lunes ensuciándose los zapatos, la semana pasada fue yendo a ver unos trabajos en Santiago, en Colina, ahora acá. Pero el país no sólo son obras, también es política. ¿Qué opina usted de este llamado, de esta invitación que le hizo la UDI a su ministro del Interior para analizar cosas concretas?

 

S.E.: Bueno, me parece muy importante que haya un intercambio fluido entre Gobierno y oposición. La oposición cumple su rol. Ahora, cumpliendo su rol también tiene que haber puente y elementos de común acuerdo con el Gobierno.

 

En la campaña presidencial hubo un conjunto de áreas en las cuales hubo convergencias. La semana pasada, porque las cosas que digo las cumplo, dije "a los tres días de estar en el Gobierno se van a juntar", se juntó el ministro Álvaro García con Cristián Larroulet, se juntó también con Joaquín Lavín, el cual reiteró su disposición a colaborar, él y todos los técnicos. De manera que, a partir de eso, ahora comienza la exploración más concreta de cuáles son las áreas en las cuales vamos a tener acuerdo y creo que podemos tener respuesta.

 

A mí me gustaría que las respuestas sean tanto en el ámbito económico, en el ámbito social, como en el ámbito de las reformas políticas y, si es posible avanzar en esa también, ¿por qué no? Creo que tenemos capacidad para avanzar simultáneamente en varios frentes. En consecuencia, no porque le queramos dar prioridad, que le estoy dando, a lo que son los temas sociales, me olvido de lo otro. Si hacemos las cosas bien podemos avanzar en distintos frentes.

 

PREGUNTA: Uno de los planteamientos que hizo la UDI en su consejo ampliado para lograr la paz social fue el retiro digno del general Pinochet. ¿Qué la parece a usted esa propuesta, que va amarrada, obviamente, a reformas constitucionales y a otras salidas para lo que ellos denominan "paz social"?

 

S.E.: Yo creo que lo fundamental para el retiro de cualquier persona y para la paz social, es que las instituciones funcionen. Yo entiendo lo que se está buscando con aquello. En este instante hay instituciones que están funcionando, que es el Poder Judicial. Mientras menos hablemos del tema y más dejemos al Poder Judicial hacer su tarea, tanto mejor. Y el retiro será más digno respecto de la forma en que cada uno de nosotros entiende que debe dejar hacer las tareas que hay que hacer.

 

11.  TÍTULO: CONSTITUCIÓN DEL CONSEJO DE DIÁLOGO SOCIAL

SANTIAGO, 22 DE MARZO DE 2000

 

Quiero, en primer lugar, agradecerles a todos ustedes que hayan aceptado nuestra invitación a participar en esta reunión, que en cierto modo es una continuación de lo que planteamos inmediatamente después de ser elegido Presidente, en mi carácter de Presidente electo, donde tuvimos un primer encuentro. Hoy aquí, en el Palacio de La Moneda, tuvimos esta segunda reunión con la participación del mundo empresarial, del mundo de los trabajadores, en sus distintas instancias.

 

Quiero señalar mi satisfacción porque creo que podemos emprender una alianza estratégica de largo plazo. Están las condiciones: un país que tiene una situación económica sólida, que venimos saliendo de un período de crisis, pero donde podemos mirar con optimismo las tareas que tenemos hacia adelante.

 

Si Chile va a crecer, aprovechemos este momento de crecimiento del país para hacer que ese crecimiento económico tenga también un correlato social acorde con la capacidad de crecimiento que tenemos. Creo que, en torno a esta reunión y a lo que aquí estamos haciendo, lo importante es que este Consejo de Diálogo Social pueda ser un elemento de carácter permanente en la institucionalidad del país. Parte con el esfuerzo que podamos hacer desde el Gobierno. Lo óptimo sería que un Consejo de esta naturaleza, como en los países más avanzados, pueda tener también una institucionalidad propia, un lugar de encuentro donde aquellos que participan de las actividades de la producción, desde el punto de vista empresarial, del punto de vista laboral, se encuentran, discuten, dialogan.

 

Lo segundo que quisiera señalar es que, respecto de las tareas que ahora tenemos por delante, tenemos, en primer lugar, que abordar, como primera prioridad, el tema del seguro de desempleo. He aceptado lo que se me ha dicho por varios que quisieran ver en qué medida estamos en condiciones de consensuar una tarea tan trascendente como ésta. Hagamos un esfuerzo, pero esto tiene que estar en el Parlamento a la brevedad.

 

Segundo, con un poco más tiempo, podemos seguir avanzando en lo que es un conjunto de temas pendientes en el ámbito laboral. Creo que aquí hay un elemento importante, que podemos explorar puntos de acuerdo y, sobre esa base, podríamos tener, en un período prudente, un conjunto de normas que nos permitan satisfacer un área donde tenemos que poner algún énfasis.

 

En tercer lugar, algo sectorial, específico, pero muy importante, que tiene que ver con la inserción en el mundo laboral de la mujer y las condiciones en que esto ocurre. Sabemos que existe una discriminación salarial respecto de la mujer y debiéramos hacer esfuerzos por ver en qué medida, a través de una instancia como ésta, estamos en condiciones de colocar aquello en un primer plano.

 

Por último, no por ello menos importante, sino que también fundamental: cómo definimos, a través de una mesa de este tipo, intercambio de ideas de cómo visualizamos que la economía de este país, que va a crecer este año, que va a crecer el próximo, pueda tener nuevos ámbitos, nuevos derroteros para poder explorar y tener una capacidad de poner al país en condiciones de, con creatividad e imaginación, definir nuevas áreas que nos permitan mantener el ritmo de crecimiento que nos proponemos.

 

Habrá una política económica y una política fiscal, seria, austera y responsable. Es el deseo nuestro de poder ser tal vez más estrictos al comienzo, para poder tener los equilibrios indispensables y poder con seriedad avanzar al futuro. Eso creo que estamos en condiciones de hacerlo y creo que de nosotros depende.

 

Como Presidente, siempre privilegiaré el diálogo, el entendimiento y la colaboración por sobre el enfrentamiento. Pero también quiero decir claramente: el diálogo se hace sin posiciones de fuerza. Acá ha habido una situación poco feliz de algunos amigos que están en una situación de aflicción, mineros. Con el mayor respeto, quiero decirles que estamos dispuestos a dialogar y a resolver el tema, pero con posiciones de fuerza no se puede dialogar. El diálogo se hace entre personas que estamos dispuestos todos a dar nuestros puntos de vista, pero sin posiciones de fuerza.

 

Lo último que quisiera señalar es que, en este trabajo, tenemos que hacer un esfuerzo por definir plazos y metas claras. El diálogo no puede ser simplemente un intercambio de opiniones que no concluye, porque en caso contrario lo desnaturalizamos. El diálogo pasa a ser equivalente a ineficiencia, inoperancia o no tomar decisiones cuando hay que tomarlas.

 

De manera que tenemos que ser capaces de establecer una modalidad de trabajo participativa, en que todos dan su opinión, pero también fijar plazos y metas que nos permitan avanzar con claridad.

 

En ese contexto, me gustaría pensar que debiéramos ser capaces de abordar, en un plazo muy prudente, el tema del seguro de desempleo, para después poder seguir, en plazos un poco más amplios, pero también concretos, con el tema de las normas laborales que queremos abordar de común acuerdo.

 

La modalidad de trabajo es que se va a dictar un Instructivo Presidencial estableciendo esta mesa, en tanto estamos en condiciones de poder institucionalizarla desde el punto de vista legal.

 

Conjuntamente con ello, me gustaría que hubiere alguien que asuma la coordinación de estas tareas. En el intertanto, la coordinación la va a hacer el ministro Secretario General de la Presidencia, pero sinceramente preferiría que la coordinación de este diálogo la asumiera alguna personalidad del país que no fuera necesariamente del ámbito público, como una forma de demostrar que el diálogo no depende y no es un apéndice de una actividad gubernativa, sino que es producto de los actores que están participando activamente en él.

 

Para echar a caminar, ahora la coordinación la va a asumir el ministro Secretario General de la Presidencia, señor Álvaro García. En consecuencia, las próximas reuniones estarán coordinadas desde allí, pero nos gustaría que esto pudiera hacerse de una manera más efectiva. Junto con la firma del Instructivo, aprovecho a ofrecer la palabra a los participantes de esta mesa.

 

 

12.  TÍTULO: INICIO AÑO ACADÉMICO UNIVERSIDAD DE CHILE

DISCURSO DE S.E. EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, RICARDO LAGOS, AL INICIARSE AÑO ACADÉMICO E IMPONÉRSELE CONDECORACIÓN  "MEDALLA PATRONO UNIVERSIDAD DE CHILE"

SANTIAGO, 22 DE MARZO DE 2000

 

No necesito decir que tengo una gran alegría y emoción de estar acá, que uno de mis primeros actos oficiales como Presidente de la República sea en esta casa, la casa de Bello, a la cual tanto debo y que se me haya pedido participar en la inauguración del año académico del 2000.

 

Tengo la sensación que vuelvo aquí como se vuelve al hogar, al hogar donde uno se forma, donde surgen los valores, la forma de mirar el mundo y la vida. En cierto modo, en esta casa un acto como éste tiene un gran contenido simbólico, porque entronca con la tradición democrática del país y con la vocación de servicio público que ha orientado la acción de muchos de sus ex alumnos.

 

La Universidad de Chile fue, durante largas décadas de nuestra historia, un instrumento democratizador que se extendió a las capas medias y brindó posibilidades de estudios superiores a tantos jóvenes con amplias capacidades y escasos recursos.

 

En esta escuela de vida cívica nos hemos educado quienes hemos sido elegidos para presidir los destinos de Chile en este período de restauración democrática: Aylwin, Frei y ahora quien les habla. Todos fuimos alumnos de esta Universidad. En cierto modo, los tres últimos Presidentes reconocemos a la Universidad de Chile como nuestra Alma Mater.

 

También es claro, como aquí se ha recordado, que esta Universidad ha compartido la suerte de la sociedad a la cual la Universidad sirve. Por eso sufrió, como la sociedad chilena sufrió, un período largo y oscuro, donde de su autonomía quedó poco. Es mejor no recordar aquellos tiempos por el bien del futuro que queremos construir.

 

Sin embargo, al igual que la República, la Universidad de Chile ha vivido durante la última década un reencuentro con sus valores, con su misión más que centenaria, avanzando hacia la recuperación del papel que le corresponde en nuestra sociedad. Algo así como al cuarto movimiento de Maller, "lo que me dice la noche", lo siguen después esos trinos del quinto movimiento, "lo que me dicen las campanas del mañana", y lo que me dicen las campanas de la mañana es lo que Universidad ha comenzado a construir en estos últimos años.

 

Hoy día tenemos un cuadro universitario distinto, más rico, más amplio. Hoy existen distintos tipos de universidades: están las universidades estatales o públicas; las universidades privadas que reciben aportes del Estado y que por ello algunos las llaman "universidades privadas con vocación pública" - las Universidades Católica, la Universidad Austral, la de Concepción, la Federico Santa María- y las otras, las privadas propiamente tales, que no reciben aportes directos del Estado. No era así antes, por cierto. No era así en la época de Bello, en donde ese pequeño país que era Chile tenía que unir todas sus fuerzas, convocado por el Estado, para poder hacer una casa desde donde poder pensar a Chile.

 

El éxito de esta Universidad de Chile en sus orígenes, se ve reflejado en el rico y amplio sistema universitario que hoy tenemos. Fue aquí, en esta Universidad, cuando comenzó a diseminarse la idea de que era posible tener también, no sólo en Santiago, sino en regiones, una capacidad de pensar a la región y pensar a la sociedad chilena. Fueron esas sedes universitarias de ayer las que hoy emergen como universidades con una impronta regional, pero también con una capacidad académica para hacer docencia, hacer ciencia, abrir espacio a la cultura. Es allí donde está el éxito de esta Universidad.

 

Por ello, entonces, me parece importante, al definir hoy día cómo entendemos una relación del Estado con la Universidad, comenzar reconociendo esta diversidad y esta riqueza de nuestro sistema universitario.

 

Pero reconocer la diversidad y la riqueza del sistema universitario - como país debemos apoyarnos en todas ellas - no tiene por qué significar que la sociedad chilena como tal, expresada a través del Estado, que es la expresión jurídica de la Nación, no tenga derecho a tener universidades públicas integradas y pluralistas, cuya orientación sea discutida públicamente. Allí el Estado, por cierto, se expresa respetando la autonomía de esas universidades públicas, a través de aquellos entes, a través de aquellos académicos, que la pueden representar en los organismos superiores.

 

Lo que quiero decir aquí esta mañana es que las universidades estatales están llamadas a reflejar, en toda su riqueza, los diversos contextos sociales, económicos y regionales en que vivimos los chilenos, así como nuestras variadas perspectivas sobre la vida pública y la vida privada, los asuntos materiales y los asuntos espirituales, el individuo y la sociedad, contribuyendo de esta manera a forjar la integración nacional, sin negar o soslayar la diferencia, sino desde su reconocimiento y articulación creadora.

 

Creo, en consecuencia, que el Estado, y más ampliamente la sociedad chilena, por cuyo desarrollo integral debe velar el Estado, tienen el derecho a instalar universidades y, por cierto, reconocer también el deber de concurrir al financiamiento de estas universidades y dotarlas de los instrumentos jurídicos que les permitan una operación institucional más eficiente.

 

El respeto a la pluralidad y diversidad de nuestras universidades, públicas y privadas, sean aquellas de vocación pública o privada propiamente tales, no significa -y lo quiero plantear como una política de mi Gobierno- que el Estado y la sociedad chilena no puedan continuar contribuyendo con los recursos públicos al financiamiento de las universidades públicas. Esto es así en cada una de las sociedades modernas y eso no puede ser visto como una cortapisa al desarrollo libre, amplio y autónomo del sistema privado, el cual también, en determinadas condiciones, debe recibir el apoyo, como lo ha venido recibiendo durante largos años, las universidades que hoy están en el Consejo de Rectores.

 

En buena hora que así sea, pero creo también que un país, una sociedad, tiene derecho a organizar los temas de tal manera que pueda haber una institución que piense a Chile desde el seno del Estado y ese es el rol fundamental de la Universidad.

 

Es esta institución por excelencia, la que surge allá en medio del medioevo en Europa, la que en último término ha devenido siendo la institución para pensar la sociedad en un largo plazo. No con las necesidades inmediatas de la coyuntura, para lo cual están los poderes públicos, pero creo que si el rol de la Universidad, como dijo Andrés Bello en su discurso inaugural, "es pensar a Chile y su gente", la sociedad chilena debe contribuir al financiamiento de ese pensar de una manera directa, discutida a través de los poderes públicos.

 

Junto con ello, creo que Chile necesita también hacer bien sus tareas en la Educación Superior. Necesitamos completar el círculo de esfuerzo que asegure que nuestro sistema universitario tenga calidad y jerarquía mundial. Esta Universidad ha sido señera en este ámbito, no sólo en Chile, también más allá de nuestras fronteras. Por eso el programa, que ya se ha iniciado, de mejoramiento de la Educación Superior recibirá un impulso decisivo bajo mi mandato.

 

Tan importante como eso, es que logremos articular un ordenamiento jurídico fundado en valores propiamente universitarios y con un espíritu nacional, funcional a las necesidades del desarrollo y crecimiento de las universidades, flexible y que facilite la interacción entre todos los planteles. Aquí tenemos que ser capaces de abordar el tema de la legislación universitaria. La que hoy nos rige fue dictada en un período en que no fuimos consultados. Por ello me parece tan importante poder ser capaces ahora, entre todos, de hacer una definición en ese sentido.

 

Los gobiernos del Presidente Aylwin y del Presidente Frei han tenido un avance notable en el ámbito de la educación básica y la educación media. Precisamente, por el éxito que ha habido en educación básica y media, el sistema de Educación Superior va a afrontar un tremendo reto y desafío. Serán más los jóvenes de enseñanza básica y media, que a través del programa de mejoramiento de la calidad de ese sistema educacional, van a poder a acceder a demandar Educación Superior.

 

Hoy sabemos que muchos no terminan el ciclo de educación media porque no hay capacidad de retención y buena parte de los jóvenes que llegan a educación media se integran al mundo del trabajo. En tanto seamos capaces de avanzar en la retención de esos jóvenes en enseñanza media, cuando todos los establecimientos de enseñanza media, los ubicados en localidades pobres o de mejor ingreso, tengan una similar calidad, querrá decir que jóvenes de modestos recursos van a golpear las puertas del sistema universitario con mayor fuerza que hoy. Por lo tanto, aquí creo que tenemos una tarea pendiente con mayor urgencia: cómo hacemos que el sistema universitario le garantice a los estudiantes un acceso adecuado.

 

Todas las funciones de la Universidad son necesarias para el progreso y bienestar del país, qué duda cabe, pero hay una que, de forma más inmediata y con mayor claridad, compromete la responsabilidad social de la universidad: es la docencia y la enseñanza de pre grado y post grado. Desde luego, la investigación científica, la extensión, la prestación de servicios, la creación y difusión del arte, la conservación y el cultivo del patrimonio cultural de la Nación, en todas ellas se está jugando una parte del futuro del país. Pero en la docencia tenemos la oportunidad de estar cara a cara con ese futuro y de contribuir a su configuración a través de la formación de los jóvenes chilenos.

 

La responsabilidad por el éxito académico de estos alumnos no se agota en el otorgamiento de un crédito o una beca. Las ayudas financieras permiten a los estudiantes de escasos recursos empezar su camino, pero compete a la Universidad velar para que progresen en sus estudios.

 

Muchos jóvenes de escasos recursos y de mucho talento llegan a la Universidad con dificultades para adaptarse al ritmo de las exigencias del trabajo académico. Esos alumnos merecen especial atención de parte de las instituciones formadoras. A través de programas propedéuticos, tutorías o los mecanismos de apoyo que se estimen adecuados, hay que redoblar esfuerzos para evitar que esos alumnos engrosen las ya demasiadas altas estadísticas de la deserción.

 

En cualquier universidad, pero especialmente en una universidad pública y nacional como ésta, el rigor académico no se opone al cuidado especial de los estudiantes más vulnerables. Más bien diría que el rigor académico exige que seamos capaces de garantizar a los jóvenes de Chile que ellos puedan soñar con alcanzar la Educación Superior, sin otro norte ni otra exigencia que su dedicación al trabajo, sus capacidades intelectuales y morales.

 

No es justo un sistema universitario donde los jóvenes perciben que a la Educación Superior sólo se accede a través de un ingreso y que los que no lo tienen no acceden a ella. No quiero que al término de mi mandato no seamos capaces de abordar este tema con la urgencia que lo requiere. Se necesitan recursos, qué duda cabe, y en estos 6 años generaremos los recursos para que los jóvenes de Chile puedan aspirar al sistema de Educación Superior basado sólo en su intelecto, su inteligencia y su capacidad.

 

 

El segundo desafío es que, cuando hablamos de acometer con especial empeño la tarea de fortalecer la Educación Superior como la fase ineludible ahora, luego de lo que hemos hecho en enseñanza básica y media, estamos hablando de recursos, pero estamos hablando también, como muy bien lo ha dicho el rector esta mañana, de la imperiosa necesidad de modernizar las estructuras de nuestras instituciones.

 

La importancia de este cambio no puede exagerarse, es una exigencia nacional a la que no podemos fallar. El conocimiento, más que antes, es cada vez más integrador e interdependiente. La colaboración entre disciplinas, la incorporación de nuestros académicos y estudiantes al gran proceso de globalización en el que nuestro país está inserto, exigen que nuestras universidades en general, y la Universidad de Chile en particular, sea señera en el proceso de buscar, crear y desarrollar líneas de docencia e investigación que den cuenta de esta nueva realidad.

 

Resulta paradójico que en un mundo cada vez más demandante de competencias, de competencias nuevas en el plano de las comunicaciones, de la ciencia, la tecnología, el diseño y el arte, nuestros jóvenes sigan enfrentando el viejo dilema de elegir prácticamente las mismas líneas de formación de pre grado.

 

Cuando vemos cuáles fueron las disciplinas de Bello y cuáles son las disciplinas de hoy, hay más similitud con el Chile de 1842 y sus disciplinas, que con las disciplinas que podemos intuir se van a necesitar en este siglo XXI, en el cual ya nos encontramos.

 

Ello obliga entonces a los jóvenes a definirse como profesionales cuando todavía podrían recibir una formación que los haga más creativos en su futuro desempeño profesional, así como mujeres y hombres más cultos y sensibles. En qué medida la especialización de nuestro sistema hoy requiere también entender que a los jóvenes debemos generarles un espacio mayor ante el mundo que vamos a tener.

 

Para qué decir respecto a la forma de enseñar. Alguien dijo, en un esfuerzo de ciencia ficción, que "si llegara alguien que vivió en el siglo X u IX de esta era, difícilmente reconocería algo del mundo actual. Sin embargo, si viera a un conjunto de jóvenes con una persona al frente, mayor que ellos y con un pizarrón detrás, esa persona va a decir 'aquí están haciendo clases'".

 

Modernizar entonces también en el ámbito de la gestión y en el uso adecuado y transparente de los recursos, como ha dicho hoy día el rector, me parece fundamental. Se han hecho esfuerzos, qué duda cabe, para restituirle a la Universidad de Chile su dignidad. El rector hizo esta mañana un recuerdo de algunas decisiones que, en su momento, se tomaron en el Gobierno de Patricio Aylwin. Pero esos esfuerzos se hicieron porque estábamos convencidos de que era una forma de restituirle a la Universidad de Chile su dignidad, su excelencia y su prestigio, pero es indispensable hacer un esfuerzo todavía mayor con miras al bicentenario. Y propongámonos, en consecuencia, que para el Chile del 2010 la Universidad de Chile se acerque a lo que en su momento pensó también Andrés Bello.

 

Junto a lo anterior, quisiera decir, como señalé unos meses atrás en la Universidad de Concepción, que espero dar en mi Gobierno un efectivo impulso al proceso de regionalización del punto de vista de las universidades que hoy existen en regiones. Queremos consolidar su desarrollo institucional y también una masa crítica de investigadores. Esto tiene que ver con razones de equidad y para contribuir el desarrollo armónico del país.

 

Chile puede dar ese salto. El actual sistema de asignación de fondos fiscales determina que las universidades pequeñas y pobres sigan siendo pequeñas y pobres. Las universidades regionales pueden y deben ser el alma de un desarrollo regional y deben ser capaces de mirar a Chile desde la óptica de la región en la cual están enclavadas. Si florece la diversidad que existe a lo largo de todo el territorio gana en definitiva el país.

 

Por ello me parece tan importante que, para acometer todo lo anterior, tenemos que plantear también que es indispensable completar la transición institucional y superar la pesada herencia del autoritarismo. Está pendiente aquí una reforma a las leyes orgánicas básicas en el ámbito de la educación.

 

Para tal efecto, quisiera comprometerme a realizar junto con ustedes, como lo ha demandado con tanta fuerza el señor rector, un amplio debate nacional que contemple la participación activa de las universidades y las comunidades universitarias, respecto de la forma de abordar los temas vinculados a la Educación Superior en Chile.

 

Tenemos que ser capaces de dar cuenta de los cambios ocurridos, de la diversidad de nuestro sistema universitario, del derecho del sistema público a tener y apoyar sus propias universidades. Todo esto en el contexto de una generación y un ambiente que permita a la juventud acceder al sistema universitario.

 

Amigas y amigos:

 

Queremos contribuir, desde el Gobierno, a un proceso que debe tener como principales protagonistas a los propios universitarios y que posicione a nuestras universidades frente a los grandes desafíos del siglo XXI. Es en esta gran empresa donde estoy seguro que la Universidad de Chile será señera en este debate, estará a la altura de su historia y sabrá también actualizar el legado de Bello.

 

Tal como Andrés Bello lo expresara en el acto que selló el nacimiento de esta casa de estudios, en sus palabras que resuenan hoy cuando dijo: "Haced más, tratad asuntos dignos de vuestra Patria y de la posteridad de la Patria; que los grandes intereses de la humanidad os inspiren; palpiten vuestras obras el sentimiento moral; la libertad será sin duda el tema de la universidad". Así habló Bello allá por 1842.

 

"Hay esperanzas hoy día -dijo el rector-, hay esperanzas para el mundo de la cultura, de las humanidades, las ciencias y las artes". En buena hora. Tenemos tareas pendientes de mucha envergadura. No progresa un país cuando la ciencia y la tecnología se siguen importando, no progresa un país cuando algunos creen posible separar la ciencia de la tecnología y decir "lo que importa para el desarrollo es la tecnología". Ningún país sabe qué tecnología comprar si no tiene su propia capacidad para desarrollar ciencia.

 

Por eso creo que tenemos acá un tremendo desafío. En el desarrollo de la ciencia quisiera hacer un brevísimo llamado a algunas universidades y en particular a ésta: desarrollar la ciencia, en lo fundamental hoy, es desarrollar el post grado, es desarrollar la educación de cuarto nivel. Esta universidad tiene que ser señera en eso, entendiendo que desarrollar el cuarto nivel exige recursos y aportes mucho mayores a lo que exige el tercer nivel, en el cual todos nos hemos vinculado originalmente a esta Universidad.

 

"Hay esperanzas -dijo el rector- en el ámbito de la cultura y de las artes". Me parece que aquí también tenemos, en consecuencia, una institucionalidad que está pendiente y que espero impulsar. Cómo, en el ámbito de la cultura y de las artes, generamos las posibilidades de su expansión, a través de una institucionalidad que dé cuenta de la creatividad del ser humano; en donde el rol que corresponde a las instituciones públicas es generar las condiciones para que esa creatividad surja y se desarrolle.

 

Esta Universidad, e hizo bien el señor rector al recordar a un Pedro de La Barra o una María Cánepa, a tantos que fueron esenciales para esta orquesta sinfónica en la década de los 40, a un Víctor Tebah, al recordar a tantos que, en un momento en donde más bien el desafío era cómo desde la Universidad hacíamos cultura, y no nos planteábamos más bien cómo hacemos para financiarla. Quisiera pensar que es posible restablecer aquellos tiempos en donde entendemos que inversión tiene muchas expresiones y que también es inversión el generar espacios para pensar, soñar y crear. En último término, así se construye un país, se construye con su gente, con las necesidades materiales que tienen, que me propongo abordar en la línea de mis antecesores, pero también con las necesidades espirituales, que son tanto o más importantes, y a las cuales esta Universidad se ha dedicado a lo largo de su existencia.

 

Al agradecer esta distinción quisiera concluir diciendo que, junto con sentirme en mi propia casa, me siento también con el entusiasmo del que dejó transitoriamente la docencia, pero que espera hacer una docencia colectiva, con la ayuda de todos ustedes, para tener un Chile mejor y un país mejor, a la altura de lo que soñaron los fundadores de esta Universidad y que ahora podemos hacer un nuevo esfuerzo en el inicio de este nuevo milenio. Muchas gracias.

 

13.  TÍTULO: DA INICIO A LA VUELTA CICLISTA DE CHILE PALABRAS DE S.E. EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, RICARDO LAGOS, AL DAR LA LARGADA A VUELTA CICLISTA DE CHILE

SANTIAGO, 24 DE MARZO DE 2000

 

Quiero darles un saludo a todos ustedes que van a participar en esta Vuelta Ciclista de Chile. En esos 1.600 kilómetros, que los van a llevar a Concepción, a Penco, y en donde en el momento de la largada, estoy cierto, todos esperan llegar con las preseas del triunfo.

 

Quiero también decirles que me alegro mucho que el punto de inicio sea aquí, en la capital y en el Palacio de los Presidentes. Es un testimonio y una forma de indicar que el deporte tiene que estar en el centro de las actividades que queremos impulsar.

 

Como decía Ángel, el presidente de la Federación, es a través del deporte, de actividades como las de ustedes, que vamos a enfrentar problemas de nuestra juventud. Habrá un espacio para hacer deporte, deporte de calidad, como el que ustedes encarnan, deporte de aficionados, como otros realizan.

 

Promulgaremos próximamente la Ley del Deporte y, a partir de allí, podemos generar un espacio importante.

 

Ahora tenemos otras tareas que realizar desde el punto de vista del ciclismo, cómo generamos vías exclusivas para ustedes, que fue lo que planteamos a lo largo del país cuando nos tocó a nosotros hacer otra Vuelta de Chile, de características distintas, para llegar acá a La Moneda. Lo de ustedes es un poco distinto: ustedes inician la Vuelta desde La Moneda; yo terminé la vuelta mía aquí en La Moneda.

 

Pero lo importante ahora es la competencia que ustedes van a iniciar, un saludo particular a los siete equipos extranjeros que han venido con sus capacidades, con sus calidades, a participar y elevar la categoría de esta Vuelta. Y, por cierto, el mejor de los deseos a los once equipos nacionales que están participando.

 

Les deseo a ustedes lo mejor, una gran Vuelta, un gran éxito y ojalá el año próximo tengamos muchos más chilenos participando de esta Vuelta.

 

Mucho éxito, y a pedalear. Gracias.

 

PREGUNTAS

 

S.E.: Creo que lo importante es cómo somos capaces de generar, en las distintas instancias, deportistas de alto nivel, pero también poder generar un espacio para todos aquellos que quieren hacer del deporte su actividad cotidiana. Creo que es la forma más adecuada de poder trabajar con los jóvenes de Chile. Por eso nos pareció importante que esta Vuelta Ciclista tuviera su origen aquí, para indicar la importancia que estamos dando a este tipo de tareas.

 

PERIODISTA: La solución del problema del Fútbol y la Televisión, ¿usted lo vio positivo, tal como lo planteó la Asociación Nacional de Fútbol Profesional, los parlamentarios y Digeder?

 

S.E.: A ver. Seguimos de cerca el tema, conversamos en su oportunidad, cuando todavía era Presidente electo, con Mario Mosquera. Le hice ver que acá yo entendía las definiciones de carácter estrictamente comercial, pero que también había un interés del punto de vista del país. Por lo tanto, que ellos hicieran las definiciones, pero que estos partidos tenían que transmitirse por canales abiertos.

 

Creo que se ha logrado una buena solución, se van a transmitir por canal abierto y eso es lo fundamental. Los chilenos tenemos derecho a ver cómo nos va.

 

PERIODISTA: ¿Qué importancia le da al deporte su Gobierno, especialmente para la juventud y la niñez, Presidente?

 

S.E.: Bueno, siempre, desde que estuve en el Ministerio de Educación, sostuve que el deporte era algo muy central. Vamos a hacer del canal escolar en el Ministerio de Educación un elemento muy importante de las actividades educativas, vamos a restablecer lo que son las competencias deportivas escolares. El restablecimiento de las competencias deportivas escolares es una forma de poder, con todos los niños de Chile, con los 2 millones 100 mil niños que están en la enseñanza básica, con los 700 mil en enseñanza media, generar espacios para que puedan practicar el deporte. Es allí donde usted capta los mejores y es allí, cuando una vez que capta los mejores, esos mejores pueden continuar hacia los centros de alto rendimiento. Esa es la única forma de poder tener una política deportiva seria a largo plazo.

 

Creo que debemos también trabajar para los próximos compromisos internacionales que tenemos, de manera que Chile también pueda pensar en tener medallas.

 

14.  TÍTULO: VISITA CONSULTORIO CARLOS TRUPP DE TALCA

TALCA, 24 DE MARZO DE 2000

 

Quiero conversar dos minutos con la prensa y, a través de ellos, señalarles lo contento que estoy de estar aquí con ustedes, con las nuevas autoridades, con la ministra de Salud, con el Intendente y demás autoridades, a pocos días de haber asumido la Presidencia.

 

He llegado hasta acá, a este consultorio, que se construyó el año 91 para 15 mil personas; hoy atiende a 35 mil personas. Ese es el desafío que tenemos. Debemos mejorar la infraestructura de este consultorio, debemos ampliarlo. Tenemos también que mejorar la forma en que se está trabajando en el ámbito de Salud.

 

Estoy acá con la ministra. Creo que ha sido muy importante lo que ha ocurrido en estos días en el país: una toma de conciencia que ésta es una tarea común de todos. Resolver el problema de la salud, las listas de espera, es uno de los muchos temas que tenemos que abordar. Cómo me dijo una señora adentro, "acá tenemos una receta y no sé cómo hacer porque no tengo dinero para pagar la receta y no me dan el remedio".

 

Dije y vamos a trabajar con las autoridades de Salud, con la ministro en primer lugar, para resolver estos temas.

 

Estoy contento de la respuesta que ha habido, cuando jóvenes universitarios, decanos de escuelas de Medicina, representantes de las Fuerzas Armadas, están planteando hacer un aporte común para resolver este problema que tenemos entre todos.

 

Aquí, en la ciudad de Talca, donde hay una tremenda organización social, donde ustedes han sido capaces con su organización de salir adelante en tantas cosas, estoy seguro que también vamos a salir adelante en este desafío que tenemos.

 

No me cabe la menor duda de que estamos en condiciones de dar un paso importante en Salud. Por eso quise llegar esta mañana a esta población, donde vive gente muy modesta y muy humilde, pero con un tremendo espíritu para progresar y desarrollarse.

 

Lo que la gente quiere es ser tratado con dignidad. Serán tratados con la dignidad que se merecen, porque para eso estamos aquí, para servir a Chile y para servir a su gente, conjuntamente con la ministra, con el intendente, que también acaba de asumir. Además, ustedes tienen un intendente doctor, con lo cual el tema de la Salud va a estar en prioridad en esta región, no me cabe ninguna duda.

 

Finalmente, quiero decirles que ahora, al participar en la reunión de la Fital, vamos a tocar otros temas que tienen que ver con el desarrollo de esta región, con cómo generamos empleos, cómo mejoramos las fuentes de trabajo y cómo también avanzamos en el desarrollo de la comuna. Estoy consciente del tema de los pavimentos participativos que tenemos que abordar en esta población y estoy consciente también de las otras necesidades que aquí hay.

 

Les quiero agradecer a ustedes este recibimiento y señalarles que, próximamente, junto con la ministro de Salud, vamos a dar cuenta también de los avances que estamos teniendo en este campo, gracias al esfuerzo de todos ustedes. Muchas gracias.

 

PERIODISTA: Una de las mayores falencias de los consultorios es la falta de recursos humanos. Se dice que sólo un 3,3 por ciento de los médicos que estudian Medicina, y que están becados incluso, optan por la salud familiar, es decir, por la atención en consultorios. ¿Cómo se puede solucionar ese problema, porque, por un lado es falta de recursos, pero también es falta de recurso humano?

 

S.E.: Bueno, lo importante es qué capacidad tenemos en este momento para resolver, ver recursos financieros para poder incorporar un número de médicos que esperamos sea significativo. Estamos trabajando en eso y yo esperaría próximamente que la ministra pueda informar de los avances en concreto. Lo importante es que hemos sido capaces de generar recursos públicos adicionales para abordar este tema y poder contratar los médicos en la forma que usted lo dice.

 

Es cierto también que hay un tema importante de médicos que, estando los espacios, no van a los consultorios y, probablemente, van a tener que ser contratados directamente por el servicio y no por los municipios, particularmente cuando se trata de especialidades.

 

PERIODISTA: Existe mucha reticencia aún a creer en este plazo de 3 meses para terminar con las colas en todos los consultorios del país y, por otro lado, quiero ser instrumento de la gente que está aquí a mi lado, que señala que ellos necesitan una calidad de atención mejor, que se les trate mejor, ellos reclaman acá esa situación. ¿Qué van a hacer al respecto?

 

S.E.: Bueno, en primer lugar, sobre el primer aspecto, yo quiero decir que no estoy dedicado a ver si hacemos o no hacemos, estoy dedicado a trabajar y cómo se avanza en esto. Hemos puesto una meta que es tremendamente ambiciosa, lo sé; es una meta que prácticamente en muy pocos países se ha cumplido, lo sé. Le comentaba a la ministra de Salud esta mañana que el Primer Ministro Blair de Inglaterra hizo de ésta su primera medida y hoy día las colas son mayores porque hay más gente que va a los consultorios que antes, porque la atención ha mejorado. De manera que estamos conscientes del desafío, pero creo que tenemos que ponernos metas y desafíos ambiciosos para poder responder a tanta expectativa que hay en el país y que se ha generado con motivo de nuestra elección. Estoy consciente de eso.

 

Segundo, me parece muy importante lo que tú dices: la gente quiere ser tratada con dignidad. Pobres o ricos todos tienen el mismo derecho. Entonces, hay veces que ciertas cosas no se pueden hacer y hay que decir por qué no se pueden hacer. Lo importante es dar una explicación. No es cierto que un Presidente puede resolver todo, pero lo importante es, por la dignidad de la gente, explicar lo que se puede y lo que no se puede. Un buen ejemplo es lo que ha dicho la ministra, estamos conscientes que tiene que ampliarse este consultorio. ¿Qué es lo que ella ha dicho? "Me comprometo a estudiar y dar una respuesta en un plazo adecuado, para que ustedes sepan cuál es el cronograma que tenemos, de cómo comenzamos a poder ampliar las tareas que tenemos que hacer".

 

Cuando he hablado de una política de puertas abiertas y decir la verdad, voy a decir la verdad cuando las cosas se pueden hacer y, también, voy a decir cuando no se pueden y las voy a explicar. Eso es lo que me parece más importante.

 

PERIODISTA: Usted habló recién de una política abierta y decir la verdad cuando se tiene que decir, una cosa. Se ha demorado mucho el nombramiento de los Seremis regionales. ¿Por qué ha sido esto y cuándo los va a dar a conocer? Y segundo, durante las últimas horas ha trascendido de que el presidente de la Conadi, Rodrigo González, habría presentado su renuncia, y si lo ha hecho ¿usted pretende nombrar a un mapuche en este cargo?

 

S.E.: Dos cosas. Primero, el gobierno regional. En el día de ayer se resolvieron prácticamente todos los gobiernos regionales y todos los Seremis. También, por cierto, en esta región, como usted lo vio hoy en la mañana, en que me recibió el intendente con sus gobernadores y con el gabinete regional.

 

En segundo lugar, es un tema que va a evaluar la ministra de Mideplan, la ministra Krauss. Sin embargo, si hay que designar una nueva autoridad en Conadi, esa va a ser de etnias originarias, no necesariamente mapuche, etnias originarias. Como me dijo alguien, haciendo un símil, es como si designara un varón a cargo del ministerio de la Mujer. En este caso creo que, en Conadi, corresponde hacer un esfuerzo para que sea alguien de las propias etnias la que la encabece.

 

PERIODISTA: En Valparaíso tenemos un paro portuario en estos minutos, dicen que no se ha cumplido con las cosas que les prometieron durante el Gobierno del Presidente Frei, pero lamentablemente le toca enfrentarlo a usted. Usted dijo ya que no iba a aceptar medidas de presión y que usted optaba por el diálogo. Ésta es una nueva medida de presión, tal como la que vimos en Tocopilla.

 

S.E.: Bueno, quiero aprovechar de hacer una breve reflexión sobre el drama que ocurrió ayer. Ayer lo que ocurrió fue algo triste para Chile. Es triste que en este país tengan que haber cuatro personas que se entierren en una mina para poder obtener lo que ellos entienden es la forma de resolver sus problemas.

 

Yo le quiero decir a esas personas con el mayor respeto, conociendo el drama de ellos: así no se resuelven los temas del país. El día viernes pasado el vicepresidente de Enami señaló un camino de diálogo para resolver aquello. Lo que ocurrió a partir del día lunes es lamentable porque ellos expusieron su salud, su vida y trajeron temor a sus familias. Hoy día se está conversando ese tema exactamente como se habría conversado el día lunes. Yo lamento mucho que se haya perdido una semana entera sin poder resolver este tema, porque estas personas, con la mejor intención, se encerraron en una mina.

 

Yo no necesito que nadie se encierre en una mina. He abierto las puertas de La Moneda y las puertas de mi despacho a todo Chile. No necesito gente encerrada en las minas. De manera que yo espero que este tipo de situaciones no se repitan. Si este tipo de situaciones se repiten, volveré a aplicar la misma medida: no hay negociación mientras estén encerrados. Así no se construye un país. Un país se construye conversando entre todos. Si yo, a través de mis acciones, demuestro que no escucho a la gente, enciérrense en una mina, pero nunca en mi vida le he cerrado las puertas a nadie, ni menos a los mineros de Chile. Y lo mismo le digo a los portuarios

             

15.  TÍTULO: INAUGURACIÓN 36ª VERSIÓN DE LA FERIA INTERNACIONAL DE LA REGIÓN DEL MAULE, FITAL 2000

 TALCA, 24 DE MARZO DE 2000

 

Quiero, en primer lugar, agradecer esta invitación a participar en el acto inaugural de esta Trigésimo Sexta Feria Internacional de la Región del Maule.

 

Como ustedes saben, he estado muchas veces en estas tierras maulinas. Me alegra mucho venir hoy, como Presidente de todos ustedes, cumpliendo en parte lo que señalara ayer, cuando postulaba a la primera magistratura de la Nación. Me alegra participar en esta Feria Internacional, con sus características, con el afianzamiento que ha tenido como una de las ferias más importantes que existen hoy en la realidad de nuestro país.

 

Me alegra también estar acá, en esta Feria, en donde la agricultura ocupa un lugar prominente, como lo es a partir de la contribución que la agricultura hace en el desarrollo de esta región. Y el homenaje que se ha hecho, las insignias que se le han colocado a María Isabel, es un buen ejemplo de lo que esta región ha sido capaz de hacer a partir de un desarrollo, de una actividad que, en el pasado, nos parecía que era propia de otras tierras, de otras latitudes, no de aquí.

 

En buena medida, lo que aquí ha ocurrido es un buen ejemplo de cómo la agricultura, en estos dos sectores a los cuales se refería el presidente de Fimaule, es capaz también de ser un elemento esencial en el desarrollo del país. Esa agricultura que genera empleo e ingresos para Chile, sustenta otras actividades económicas y es fundamental también para el desarrollo de la propia región.

 

En esta región la actividad agrícola significa el 32 por ciento del producto. En buena medida, excúseme que haga una reflexión un poco personal, el avance que ha habido tiene mucho que ver con la capacidad de regar que ha habido en esta región. Estuve aquí en reuniones como éstas con motivo de esta Feria en años anteriores, con el ministro de Agricultura, cuando debatíamos el tema del Canal Pencahue. En ese momento señalé, tal vez algunos de los aquí presentes puedan recordarlo, que era importante tanto la construcción del canal como el compromiso de los agricultores que se estaban beneficiando. Dije que, del cumplimiento que los agricultores dieran a los pagos involucrados, dependía en buena parte el desarrollo y el futuro de la agricultura en Chile. Indiqué que, si se firmaban los convenios en ese momento, estábamos en condiciones de iniciar nuevas tareas, cómo por ejemplo, les dije, iniciar el Embalse Puclaro allá en la IV Región, en el norte de Chile. Se firmaron los contratos, se inició el Embalse Puclaro y hoy está trabajando y contribuyendo al desarrollo de la IV región.

 

¿Por qué traigo esta historia a colación? Porque acá hubo una actividad muy importante del ámbito público y privado. Cumplieron los agricultores del Maule suscribiendo los compromisos que eran esenciales. Pero, junto con cumplir - digámoslo francamente-, para poder cumplir esos compromisos había que producir una reconversión agrícola fundamental y los terrenos que tienen seguridad de riego hoy gracias al Canal Pencahue, esas 12 mil hectáreas que están bajo riego, esas 12 mil hectáreas tienen hoy día cultivos distintos de los que tenían antes.

 

El agua y la seguridad del agua, como muy bien lo decía el presidente, introdujo el cambio en lo que es el paisaje agrícola de esta región. Porque hay seguridad de riego, hay viñas. Claro, está la inteligencia, el recurso humano, la tecnología, la capacidad, para que esa agua que pasa a la tierra germine en estos vinos de los cuales hoy todos nos enorgullecemos.

 

Tres conclusiones quiero sacar de estos hechos. La primera es que acá hubo una capacidad del sector público y privado de caminar juntos. El progreso de nuestra agricultura requiere, exige, que el sector privado y sector público trabajen juntos. No habría habido Canal Pencahue, probablemente, sólo con la iniciativa privada. Se requería la palanca del ámbito público.

 

Es cierto, el sector privado, formado por empresarios, campesinos, trabajadores agrícolas, ponen su talento y su esfuerzo en mejorar producción y condiciones de vida de la gente. El sector público tiene otra misión, tiene que pensar qué obras de infraestructura, en particular, son esenciales para poder realizar y ejecutar y potenciar el trabajo del mundo privado.

 

Esta tarea del mundo público es esencial si queremos preservar el mundo rural. El mundo rural no es sólo producción y agricultura. El mundo rural es estilo de vida, el mundo rural es parte de la cultura de un país, el mundo rural tiene que ver con aquellas tradiciones que forman parte de la diversidad de Chile y que queremos preservar para seguir siendo Chile en toda su diversidad.

 

Hoy el mundo moderno cuida al mundo rural, no sólo al mundo agrícola, lo vemos en todos los países. Es un profundo error creer que vamos a medir solamente la eficiencia a partir de la productividad, que por cierto es muy importante y hay que cuidarla.

 

Por lo tanto, creo que acá hay una responsabilidad, desde el punto de vista público, que es esencial: es con la alianza, la complementación de público y privado lo que nos hace poder progresar como país.

 

Segunda reflexión. Necesitamos un sector público que trabaje bien, que utilice bien el dinero de todos los chilenos. No basta con buenas intenciones que hay que hacer las cosas bien hechas. Yo pretendo que este Gobierno haga las cosas bien.

 

Para eso, es fundamental que cada región tenga una opinión fundada sobre lo que quiere ser, sobre su proyecto de región, sobre cómo visualiza su inversión. Por eso me parece importante dar un mayor espacio a la participación del sector privado en la formulación y puesta en práctica de políticas públicas, cómo generamos espacios crecientes de participación en la región para las definiciones que se quieren tomar.

 

Quiero, entonces, tomar los temas que nos ha planteado el presidente de Fimaule. Coincido con él sobre el tema del Paso Pehuenche, el avance que hemos tenido. En este Gobierno vamos a concluir y tendremos un paso pavimentado, que será el Paso Pehuenche, con las definiciones que hay que hacer, para poder tener una buena integración con Argentina.

 

Junto con eso, creo que es esencial una infraestructura en donde, a esta ruta central, tenemos que agregar una suerte de camino pre cordillerano, que partiendo en Molina llegue hasta más allá de Colbún. Eso es esencial del punto de vista de nuestra riqueza agrícola. De la misma manera, cuando hemos planteado con mucha fuerza el tema del camino costero, que obviamente va a estar concluido de aquí a 2 ó 3 años como máximo y en donde las obras del puente, en la desembocadura del Maule en Constitución, son esenciales para poder culminarlo. Es una forma distinta de entender entonces cómo entendemos la infraestructura básica.

 

Dentro de esa infraestructura, quiero retomar el tema que aquí ha expuesto, el tema del ferrocarril. Efectivamente estar a 250 kilómetros de la capital puede ser más lejos que estar a 500 kilómetros de la capital o a 1.000 kilómetros de la capital. Creo, sin embargo, para decir las cosas como son, lo que podemos aspirar es tener un ferrocarril, no como el "ave" que tienen en España, pero sí un ferrocarril que esté en condiciones de desarrollar velocidades de 150 a 160 kilómetros por hora. Eso es realista para el tipo de desarrollo que tenemos en Chile. Sería demagogia decir "vamos a hacer un tren de alta velocidad", porque esos trenes son para países que tienen 20 a 25 mil dólares por habitante. Nosotros tenemos 5 mil. Pero sí podemos aspirar a tener un tren, en el tramo que va de Santiago a Chillán a lo menos, que llegue a velocidades como las que he señalado. Eso me propongo hacer y creo que estamos en condiciones de avanzar.

 

Cuando dijimos que podíamos tener una ruta con caracteres de autopista de Serena a Puerto Montt, hoy día nadie lo discute. De la misma manera puedo decir "vamos a avanzar para tener un ferrocarril, con las velocidades que he señalado, que significa vincular a Curicó, a Talca, a Linares, a esta región, de una manera distinta, con la capital de Chile, y hacia el Sur, hacia Concepción.

 

Tercero. Entiendo el gran debate sobre el tema del puerto y creo que aquí a lo menos tenemos que ser capaces de mejorar sustancialmente un puerto pesquero para lo que son las riquezas que en ese ámbito tenemos en la desembocadura en Constitución.

 

Esto implica, en consecuencia, un conjunto de políticas en donde el sector público tiene que hacer lo suyo y el sector privado lo que corresponde, como ustedes han sido capaces de potenciar las actividades del sector privado al nivel que han llevado esta Feria acá en Talca.

 

La tercera conclusión que saco de lo que ha ocurrido acá con la agricultura a partir del Pencahue, es que la agricultura sólo puede crecer -excúsenme la frase- hacia adelante. No hay vuelta atrás, no hay vuelta atrás hacia formas antiguas de producir o hacia relaciones laborales atrasadas en el campo. Esas formas atrasadas no tienen futuro, son más bien el pasado. Si queremos efectivamente que nuestros campos de flores bordados lleguen a ser la copia feliz del Edén, hay que trabajar duro, no hay otra forma.

 

Por eso me parece tan importante señalar que lo que aquí está ocurriendo es una transformación productiva de la agricultura que estábamos acostumbrados. Acá ha habido un tremendo esfuerzo, que tiene por cierto que ser complementado. Al mirar la agricultura de hoy nos damos cuenta que es muy distinta de la que se practicaba hace una o dos décadas aquí mismo. No podemos desconocer que la transformación está en marcha, pero también no podemos desconocer, como decía el presidente, que hay otro sector donde tenemos todavía cultivos mucho más tradicionales.

 

Al analizar la evolución global, los cambios son importantes. Entre el 90 y el 98 aumentamos un 49 por ciento el rendimiento del trigo en la denominada agricultura tradicional; un 56 por ciento el rendimiento de la carne; un 72 por ciento el rendimiento en la producción de leche. Por cierto que estos volúmenes de incremento son muy superiores a los de otros países en este mismo período.

 

Pero aquí no hay sólo rendimiento físico, también las exportaciones han evolucionado, y hoy día exportamos a un número mucho mayor de países, de 100 a 150 países, y de 400 tipos de productos diferentes hemos aumentado a más de 520 productos. Estamos aumentando de 1.600 millones de dólares a principios de la década a más de 3.000 millones, en los cuales, como aquí se ha recordado, el vino es un componente muy importante.

 

Ha habido, entonces, avances significativos; ha habido avances en tanto el presupuesto del Ministerio de Agricultura hoy es tres veces el presupuesto que teníamos el año 90. Y qué decir del diseño de programas e instrumentos de fomento con criterios de largo plazo, para dotar al sector de los activos y capacidades suficientes, como es el caso de la Ley de Fomento del Riego, un programa de recuperación de suelo degradado y de forestación, con financiamiento para los próximos años.

 

También ha habido una suerte de Ministerio de Agricultura ampliado, que a las tareas tradicionales le agregamos lo que se hace desde Prochile -aquí tenemos un buen ejemplo de Prochile-, desde la Corfo, desde la Fundación Chile, Sercotec, etc.

 

El tema es cómo aceleramos el paso y creo que acá tenemos que poner el énfasis en una agricultura competitiva, rentable, limpia, productora de alimentos sanos, capaces de satisfacer la mayor segmentación de los mercados que hay en el mundo y la exigencia mayor de mercados internos y externos.

 

Esto nos obliga a privilegiar avances en materia de calidad, sanidad y procesos limpios que no dañen el medio ambiente; cómo le agregamos más valor a nuestros productos. Esto también nos desafía a integrar los distintos eslabones que conforman las distintas cadenas agro - alimentarias, que comprenden desde la producción hasta la mesa del consumidor, para lograr una mejor coordinación y convergencia de objetivos e intereses; cómo nos aseguramos que el desarrollo agrícola sea tanto del gran agricultor como del pequeño y mediano; cómo establecemos condiciones de competencia entre el grande y el pequeño y mediano que sean similares. El grande tiene otro acceso al crédito que el pequeño y mediano. Y es distinta la competencia -y ustedes bien lo saben, empresarios y productores-, dependiendo de los niveles de crédito y tasas de interés a las cuales acceden unos y otros.

 

Hablamos mucho de mercado y libre competencia, pero poco de la desigualdad entre grandes, pequeños y medianos para competir. Los países que progresan son aquellos que generan condiciones para que pequeños y medianos desarrollen niveles de competitividad y de productividad similares a los grandes. Eso me parece tremendamente importante. Cómo incorporamos a los productores más rezagados a las nuevas dinámicas que se presentan en estos sistemas, con ideas creativas o innovadoras. El gran agricultor puede estar en la punta de la tecnología, contratando buenos profesionales. Cómo está en la punta de la tecnología el pequeño y mediano que no tiene capacidad de contratar esos profesionales.

 

Este es el desafío donde me parece que tenemos que definir políticas públicas de común acuerdo, porque queremos que el progreso llegue a todos los sectores. No queremos que Chile tenga un progreso concentrado o en alguna región o en algún estrato social. Los países que compiten en el mundo moderno son países bien cohesionados socialmente.

 

Este pequeño país se ha abierto espacio en el mundo. Pocos países pueden decir que el año 2003 vamos a tener en promedio aranceles de 6 por ciento. ¿Cómo competimos en ese mundo? La única forma es tener, desde el punto de vista económico, un nivel de productividad elevado y, desde el punto de vista social, una sociedad que tiene una cohesión indispensable.

 

Por eso me parece tan importante, entonces, poder abordar el tema del trabajador agrícola, el tema de los temporeros y, en particular, temporeras. Yo quisiera invitar a los agricultores a abordar en conjunto este tema. El progreso tiene que llegar a todos. No quiero que la exportación de nuestro vino signifique que no podemos mejorar a la mujer temporera que corta la uva. Debemos tener la convicción que, a medida que Chile se desarrolle y crece, el desarrollo y crecimiento tiene que llegar ahí también.

 

La situación de la mujer temporera en los últimos 10 años ha mejorado muy poco y no condice con el desarrollo del país. Por eso quiero poner allí un énfasis muy importante en mi Gobierno y quiero invitar - aquí están los parlamentarios- a que me ayuden a crear una legislación adecuada.

 

Ese es el tipo de desafíos que tenemos por delante. Me alegro mucho de haber escuchado al presidente de Fimaule agradecer a las autoridades que dejaron recientemente sus tareas gubernativas. Por cierto que las nuevas colaborarán en la misma forma.

 

El ejemplo de lo que se ha venido haciendo y del avance que ha habido en cierto modo lo representa esta propia Feria, que ha evolucionado de lo que era en la década del 60 hasta lo que es hoy. Todo ello es producto del empuje y la capacidad de ustedes.

 

De nuestra parte, tenemos que contribuir desde lo que nos corresponde. Un país que tiene una economía estable y sólida. Tuvimos que enfrentarnos a una crisis como fue la crisis asiática y sufrimos una caída del producto del 1 por ciento. Este año, de una manera responsable puedo decir, creceremos un 6 por ciento, disminuiremos las cifras de desempleo hasta un 7 por ciento y tendremos, con un tremendo esfuerzo, equilibrio en las cuentas fiscales el año 2001. Con absoluta seriedad y sin demagogia, con mucho realismo. Cuando hemos tenido que dar prioridades a determinados elementos o sectores, como es el caso de la Salud, lo hemos hecho reasignado recursos y cortando recursos de otros ministerios, cosa que no es fácil.

 

Sé claramente lo que implica dirigir un país, sé también las expectativas que se han generado en Chile. Tenemos que responder a esas expectativas todos los chilenos, no sólo el Gobierno. Quisiera decir que lo que ha pasado en el ámbito de la Salud me parece tremendamente ilustrativo. Cuando las Fuerzas Armadas dicen que quieren contribuir con su esfuerzo a resolver parte del problema, o cuando las universidades o los decanos de Medicina dicen que pueden hacer lo suyo, cuando se genera una percepción de que el tema no es sólo de la ministra respectiva, sino que corresponde a todos los chilenos mejorar un servicio de Salud para que la gente sea tratada con la dignidad que se merece. Es ese espíritu el que quisiera reivindicar acá con ustedes en esta mañana al inaugurar esta Feria.

 

Lo que ustedes han logrado aquí lo han hecho con un tremendo esfuerzo, con un tremendo tesón, al posicionar esta Feria en lo que hoy es. Por eso quise venir, al inicio de mi Gobierno, a señalar dos cosas: el reconocimiento de lo que ustedes han hecho y, muy importante, lo han hecho desde una región. Ustedes han mirado a Chile desde su capacidad de hacer país desde aquí, desde sus universidades, desde sus empresas, desde sus predios agrícolas, desde el comercio, desde el turismo, desde cada una de las instituciones.

 

Al concurrir esta mañana a participar en esta inauguración quisiera sólo decirles que pueden tener la seguridad que encontrarán en mi Gobierno y en las nuevas autoridades una vocación de contribuir, entre todos juntos, al desarrollo del país. Tendrán todo nuestro apoyo para el éxito de Fimaule, para el éxito de la región. En definitiva, el éxito de ustedes, el éxito de la región, es el éxito de Chile. Y para eso trabajamos todos juntos. Muchas gracias por esta invitación.

 

16.  TÍTULO: VISITA A SELECCIÓN CHILENA DE FÚTBOL

MACUL, 27 DE MARZO DE 2000

 

Periodista: ............

 

S.E.: Ellos van a ser objeto de todo Chile mirándolos el próximo miércoles. Encarnan las esperanzas en un momento de un partido y también es el inicio de un proceso largo, como ellos mismos dijeron, para llegar a Corea. Es lo mismo que cuatro años atrás estábamos discutiendo si llegábamos o no a Francia y se llegó a Francia.

 

Quise venir aquí, donde están en su último entrenamiento antes del partido del próximo miércoles, a desearles buena suerte, a desearles a ellos lo que todo Chile quiere: que compitan, que tengan éxito, que den un gran espectáculo y que dejen en alto el nombre de Chile.

 

En segundo lugar, decirles también que ellos son el ejemplo para muchos jóvenes, que ellos representan no solamente jugadores de excelencia, son el símbolo para la juventud de Chile y que tenemos que trabajar con ellos también para que en nuestros jóvenes, los que hoy día sueñan en llegar a la Selección, puedan también llegar si tienen posibilidades. Para eso queremos hacer un programa conjuntamente con ellos, cosa de la que hablamos algo con Acosta.

 

Periodista: ¿Le propuso visitar el Palacio de La Moneda, o algo así?

 

S.E.: No. Lo que pasa es que después me dijeron que estábamos iniciando situaciones, teníamos situaciones parecidas. Ellos estaban comenzando por llegar a Corea y yo estaba comenzando un Gobierno para hacerlo bien, en vista de lo cual les dije que si llegaban a Corea entonces, y lo hacían bien, yo me podía quedar después con el pelado Acosta para lo que tengo que hacer para adelante.

 

Periodista: Don Ricardo, en lo futbolístico, ¿cómo ve el gran compromiso?

 

S.E.: Bueno, para qué estamos con cosas, ¿verdad?, es un compromiso que todos sabemos difícil. La vez anterior, en el mismo estadio de River Plate, se empató a uno. A lo mejor ahora podemos tener una performance aún mejor. Los chilenos ya estamos acostumbrados a pensar en grande y, en general yo creo que aprendimos a confiar, ¿verdad? La vez pasada había tal cantidad de debates si llegábamos o no llegábamos y después estábamos todos orgullosos. Se llegó a Francia, se hicieron las cosas bien, llegamos mucho más arriba de lo que pensábamos que íbamos a llegar y no veo por qué no vamos a poder pensar lo mismo ahora.

 

Periodista: ¿De la Rúa lo invitó al partido?

 

S.E.: Les voy a decir. Hablé el viernes con el Presidente De la Rúa por un par de otros temas. Ellos aprobaron el tratado minero y me lo quiso informar, pero del partido dijimos, bueno, yo sé lo que tú deseas, tú sabes lo que yo deseo, dejémoslo hasta ahí.

 

Periodista: Con Manuel Zanetti son muy amigos, al igual que el Presidente de La Rúa, pero la vez anterior apostaron un asado. ¿No hay alguna apuesta simpática entre ambos?

 

S.E.: No, no hemos apostado todavía, porque lo que vale es quiénes somos capaces de llegar a Corea.

 

Periodista: Presidente, ¿si gana Chile queda como cábala usted, tendría que venir a despedir a la Selección para cada otro partido que juegue?

 

S.E.: No, no creo que esto sea cábala, por favor, ahora, claro, si nos va muy bien, habría que pensarlo.

 

Periodista: Nelson Acosta es cabalero.

 

S.E.: Así me dijo, que era cabalero, pero vamos a ver cuál es la cábala ahora.

 

Periodista: ¿Cómo podría ser contra Argentina, al ataque o defendiendo?

 

S.E.: No, al ataque, creo que no hay mejor defensa que un buen ataque, si eso yo creo que está demostrado. Esta Selección jugó siempre en Francia, en particular, ¿cómo lo hicimos con Italia?

 

Periodista: ¿Será igual en política también?

 

S.E.: Así dicen.

 

Periodista: ¿Se lo dijo Acosta que hay que jugar al ataque?

 

S.E.: No, no me lo dijo Acosta, no me pidió consejo en ese ámbito.

 

Periodista: ¿Qué equipo le gusta a usted, Presidente?

 

S.E.: Soy de la U.

 

Periodista: ¿Celebrará con el dedo también, Presidente, alguno de los jugadores algún gol?

 

S.E.: (Ja, ja, ja).

 

17.  TÍTULO: INAUGURACIÓN FIDAE 2000

CERRILLOS, 27 DE MARZO DE 2000

 

PERIODISTA: ... (MIEDO A LOS AVIONES)

 

S.E.: No, la verdad es que no le tengo miedo a los aviones. Desde la década del 60, que me tocó volar una vez al Sur en un avión que no tenía nada, salvo radio, pero era radio para escuchar música, nada más, no para comunicarse. Se cerró el cielo y tuvimos que llegar a un lugar que no sabíamos cuál era. Después resultó que era la ciudad de Los Lagos, de manera que desde ese tiempo estamos volando.

 

PERIODISTA: ... (FERIA)

 

S.E.: Muy positivo el poder trabajar con todos los amigos y amigas, todos chilenos y chilenas, en el esfuerzo de sacar un país adelante. Ahora acá, en esta Feria Internacional del Aire y del Espacio, creo que reúne a tantos y a tantas, y como dijo el ministro, es un ejemplo al conocimiento y a la capacidad e inventiva del ser humano. Muy contento de estar acá.

 

PERIODISTA: ¿Usted cuando se sube a los aviones...?

 

S.E.: A ver, excúseme, yo encantado, usted me invita y vamos al programa, la próxima vez hablamos desde el estudio. Muchas gracias por su invitación.

 

PERIODISTA: ...

 

S.E.: Quiero agradecerles, en primer lugar, la paciencia que ustedes han tenido. De una manera muy breve quiero simplemente señalar mi tremenda satisfacción por lo que se ha logrado en esta Fidae 2000, lo que significa del punto de vista del país, del punto de vista de la interrelación que hay entre el desarrollo de Chile y el desarrollo de lo que ha sido esta Feria. Al mismo tiempo, por qué no decirlo, el que aquí estamos en presencia de un tremendo desarrollo del conocimiento del ser humano y cómo nos relacionamos con el espacio.

 

Leí hace poco que algunos astrónomos recientemente están hablando de una nueva teoría, que ya no se habla del Universo, sino que sostienen que más allá de Universo que nosotros conocemos habría muchos otros Universos y están hablando de un Multiverso. Eso nos presenta un tremendo desafío. Todavía no conocemos bien el Universo y alguien habla que hay muchos otros Universos que no conocemos.

 

Aquí, esta Fuerza Aérea ha sido capaz de generar un espacio como éste para interactuar en el ámbito de los conocimientos, de la tecnología, de las ciencias y también del comercio. Por lo tanto, creemos que el desarrollo que tiene esta Feria, la más importante de América Latina, habla muy bien de la capacidad que tenemos como país.

 

Lo único que quiero, para concluir, es señalar la satisfacción por el desafío de lo que se ha logrado en estos 20 años y lo que esperemos que se pueda lograr en las próximas Ferias.

 

PERIODISTA: ¿Qué le parecen estos aviones…?

 

S.E.: ¿Qué le puedo decir? Fue una mirada, ni siquiera a vuelo de pájaro, ¿verdad?, fue a paso de peatón.

 

PERIODISTA: Esa fue su primera actividad, saludar a las tripulaciones de los aviones que están en competencia del proyecto Caza-2000. ¿Podría esperarse pronto una decisión sobre el nuevo avión de combate de la Fuerza Aérea?

 

S.E.: Bueno, ese es un tema que, como le explicaba al General Ríos y a los generales de la Fuerza Aérea, tenemos que estudiar con cierta tranquilidad todavía. No tengo plazos.

 

PERIODISTA: ¿...el ranking técnico entre todas las Fuerzas Aéreas o van a empezar....otros...?

 

S.E.: Aprendí en el Ministerio de Obras Públicas que sobre ese tipo de licitaciones no se debe hablar anticipadamente, se debe hablar al final, una vez que se toma la decisión y quiero seguir esa política.

 

PERIODISTA: ¿...el equilibrio militar que hay en la región?

 

S.E.: Bueno, en primer lugar, es muy importante ver que acá hay una política muy transparente desde el punto de vista de lo que tenemos, lo que somos, nuestras capacidades bélicas en el ámbito de la Defensa. Usted tiene acá a los representantes y los Comandantes en Jefe de las Fuerzas Aéreas de los principales países de la región. Como he señalado en más de una oportunidad, si tenemos una buena política de distensión, desde el punto de vista de lo que hacen nuestros Ministerios de Relaciones Exteriores, podemos también entonces definir una política de Defensa en donde haya más elementos que nos unen para actuar unidos frente a un mundo de otras características. Creo que ese es el tema hoy, cómo hacemos una puesta al día a una realidad estratégica militar distinta. Y esa tarea estratégica militar distinta está determinada por los cambios que se han producido en el escenario internacional.

 

Chile, al igual que el resto de los países de América Latina, estaba acostumbrado a actuar ¿cómo?, en un juego de equilibrios entre las grandes potencias. Eso se ha modificado sustancialmente. Entonces, allí hay un tema muy esencial para debatir entre nuestras distintas Fuerzas Armadas. Gracias.

 

18.  TÍTULO: CENA ANIVERSARIO COMPAÑÍA MANUFACTURERA DE PAPELES Y CARTONES, CMPC

SANTIAGO, 29 DE MARZO DE 2000

 

Hace algún tiempo, bastante tiempo, cuando otras eran mis inquietudes, me gustaba incursionar por el apasionante tema de la historia económica de Chile: el por qué el país había sido capaz, en un momento, de generar empresas, generar espacios; por qué, en otro momento, en el mismo país se había caído, se había dejado pasar oportunidades.

 

Aquí ahora entiendo este otro carácter, no para filosofar respecto de la historia económica de Chile, sino más bien para participar como Presidente de Chile en los festejos de una empresa que cumple 80 años. Cristián Zegers, de una manera muy brillante, ha presentado lo que han sido estos 80 años, sus éxitos, sus vicisitudes y sus desafíos futuros. En qué medida hoy, tras estos 80 años, podemos testimoniar una empresa cuyo éxito, desarrollo, avances, problemas, están vinculados también al éxito, avances, desarrollos y problemas de Chile.

 

No es casualidad. Nació el año 20, cuando tantas esperanzas se cernían en el Chile del cielito lindo, con don Arturo Alessandri en la Presidencia de Chile. Después, esta empresa fue determinante en avanzar en una dirección en la que pocos suponíamos que se podía avanzar: en entender que, como se dice un poco despectivamente, "los comodities" -esto que exporta Chile son los comodities- dejan de ser comodities cuando el hombre agrega valor, cuando el hombre es capaz de agregar valor al árbol.

 

Es cierto, cuando esta empresa comenzó, comenzó usando la Naturaleza y la Papelera fue fundamental para generar una industria en torno al mundo forestal, lo cual significa que hoy tengamos un millón 500 mil hectáreas plantadas por el hombre. Lo que comenzó como una apropiación de la Naturaleza, en buena hora termina siendo un esfuerzo del hombre por agregar valor.

 

Pero ese árbol, por las características que tiene hoy, está lejos de ser una comodity dada por la Naturaleza. En buena medida, ese árbol hoy tiene el valor agregado que hemos sido capaces de crear en estos años.

 

Entonces, creo que tenemos un espléndido ejemplo de interrelación entre el mundo privado y el mundo público. Por eso me parece tan importante, cuando hablamos del pino radiata, entender que lo que hemos estado creando no es simplemente la reproducción de algo dado por la Naturaleza, sino un elemento en el cual el valor agregado ha sido esencial a partir de lo que se ha hecho desde esta empresa.

 

Junto al pino radiata hay una tecnocracia calificada, un mundo, como se ha dicho muy bien esta noche, con profesionales, con obreros, con trabajadores calificados. También es cierto que esta empresa enfrentó, como lo recordó Cristián, los momentos de vicisitudes que fueron expresión de un tremendo desencuentro del alma nacional.

 

Estoy aquí como testimonio de aquellos que creemos que ese momento de desencuentro debemos ser capaces de superarlo, para emprender las tareas que tenemos que acometer a futuro. Porque las tareas que tenemos que acometer a futuro tal vez son más difíciles que las que la Papelera ha tenido que acometer en estos 80 años.

 

Tenemos una empresa que, con la fuerza y tradición de lo que ha hecho, puede tener el optimismo de mirar el futuro. Pero también es cierto que las definiciones de este siglo en que ya estamos obligan a que, una empresa como ésta, requiera de un sector público que esté compenetrado con los desafíos del ámbito privado.

 

Cuando dos importantes empresas aeronáuticas del país, las más importantes del mundo, deciden fusionarse y le responde Europa diciéndole "que no es posible, porque su empresa en el mundo de la aeronáutica puede correr riesgo". Se hace una negociación de gobierno a gobierno para generar los espacios en que esas empresas privadas pueden seguir funcionando. Ese va a ser el mundo del siglo XXI donde vamos a tener desafíos.

 

Primero: cómo fortalecemos la vía tecnología del sector, para poder estar en la tecnología de punta indispensable. Se puede comprar la ciencia y la biotecnología, pero también hay que saber qué compramos. Cómo Chile es capaz, en ciencia y tecnología, de entender que es un ámbito en el cual tenemos que ser capaces de tener un avance significativo en primera línea.

 

Segundo: cómo mejoramos la comercialización para desarrollar nuevos mercados, que estén más allá de los que se han logrado en estos 80 años.

 

Tercero: Excúsenme por entrar en terrenos que no me corresponden, pero cómo esta empresa pujante, como aquí se ha descrito, va a enfrentar los fenómenos de la consolidación que en éste, como en otros sectores, tienen lugar en el mundo. Me dicen que, en este primer trimestre del año 2000, ha habido un conjunto de fusiones de las cuatro más importantes empresas escandinavas y de Estados Unidos.

 

Esto implica, como lo recordaba Cristián Zegers, empresas que son cinco, ocho, diez veces la papelera; cómo mantenemos esta empresa, orgullo de lo que se ha hecho por parte de Chile en estos años, en un mundo de consolidaciones, adquisiciones y fusiones de una economía global. Tremendo desafío que enfrentamos como país. Estamos muy orgullosos los chilenos de la Papelera, tan orgullosos como de Codelco, la primera empresa, perdón, dejó de serla, porque una fusión en Estados Unidos hizo que ahora haya otra empresa más importante que Codelco. Esos son los desafíos.

 

Cuarto: esta empresa ha sido exitosa en llegar más allá de las fronteras. Hemos entrado con tranco firme, fuerte, en Argentina. No sé el éxito que pueda tener Mercosur. ¿Qué hacemos en Brasil, otras magnitudes, otras escalas, otros capitales? ¿Brasil será para aquellas empresas de Estados Unidos o Escandinavia que se fusionan o será la expansión natural para lo que tenemos que hacer desde Chile, Argentina?

 

Finalmente: ¿qué hacemos con el E-business y qué hacemos con Internet? ¿Qué hacemos con el mercado electrónico, el cual está produciendo una revolución de la nueva economía versus la vieja economía, pero en donde, lo que es concreto, es que cuando allí se entra, se entra disminuyendo costos de una manera espectacular?

 

Quiero decir hoy día que el sector público decidió terminar con la vieja Dirección de Aprovisionamiento del Estado. Terminó esa institución de muchos años, que viene del siglo pasado y ahora el sector público comienza, a partir de este año, a hacer sus adquisiciones por Internet; el mismo sistema que han usado las empresas automotrices americanas, donde se junta la Ford, Crysler y la General Motors para, a través de Internet, adquirir sus productos y disminuir costos sustancialmente.

 

¿Cómo entramos ahí? No soy yo, como Presidente de Chile, el que tengo que decir qué tipo de convergencias tienen que haber entre nuestras empresas forestales, pero a lo mejor, por lo menos, en lo que es la adquisición de sus productos básicos o sus insumos fundamentales podríamos tener un tremendo salto.

 

Digo esto, un poco acicateado por el desafío que me hizo Eleodoro Matte cuando planteó lo que son los grandes temas en los que ellos ven responsabilidad de un Presidente. Y me pareció, entonces, que una buena forma de responder era decir lo que yo veo como responsabilidad de la Papelera en el nuevo siglo XXI.

 

Porque todos los que aquí estamos no estaremos en 80 años más; pero sí queremos que en 80 años más haya otros chilenos que estén también celebrando los 160 años de la Papelera.

 

Para eso, estoy consciente que tenemos tareas y, como Presidente, tengo tareas que abordar, que son las que muy bien reseñó Eleodoro Matte. El tema de cómo compatibilizamos el ámbito forestal con el medio ambiente. Es cierto lo que aquí se ha dicho: tenemos que hacer unas definiciones claras. Yo sé que es difícil. Cómo no va a ser difícil si me dicen que, en otros países más avanzados que nosotros, existe un tremendo debate: ¿quién es el dueño de la lluvia? Los dueños de la lluvia son las empresas forestales que plantan los árboles y, por cierto, mientras más rápido sea la capacidad de absorción del agua de un árbol, más rápido es el desarrollo del árbol y, por tanto, más rápido el desarrollo forestal.

 

"Momento, momento, ¿cómo dijo? ¿El árbol? No, no, no. Yo represento los intereses eléctricos y, mientras más árboles plante usted en el suelo, menos agua va a llegar a los embalses para las represas eléctricas. Por tanto yo, empresa eléctrica, soy la dueña de la lluvia. Usted no tiene derecho a seguir plantando tanto eucalipto y tanto pino radiata que consume tanta agua, porque va a hacer que los cauces de los ríos tengan menos agua".

 

Entonces, ¿quién es el dueño de la lluvia? Estoy reflejando lo que es un debate del mundo de hoy. Estamos lejos de ese debate en Chile, estamos en la etapa inicial de otras cosas.

 

Estoy dispuesto, y lo he dicho, a enfrentar el tema del medio ambiente acorde con lo que somos como país. Pero traigo a colación el tema del debate de quién es dueño de las aguas que caen del cielo porque ese es el debate que va a haber en este siglo XXI.

Y aquí veo, vinculados al ámbito de la Papelera, algunos que tienen ciertos intereses en los embalses eléctricos. No sé cómo lo van a resolver al interior del directorio, no es mi problema, pero sí quiero decir que estos son los temas reales que tenemos que abordar como país.

 

Por otro lado, sí, el tema mapuche es un tema muy serio. Creo que, frente al tema del medio ambiente, tenemos que ser capaces de enfrentarlo de común acuerdo. Creo que lo peor que puede ocurrir es pensar del mundo privado que el medio ambiente es un pretexto para impedir su desarrollo. Yo sé que algunos dicen que "estos ecologistas, mire usted cómo son, verdes por fuera y rojos por dentro".

 

Quisiera más bien pensar que lo que ocurre es que nos ha surgido un problema que antes no pensamos que existía. Soy de la época, con mis años, de cuando nos decían en el colegio "haga un paisaje", dibujábamos primero la Cordillera, el Sol que aparecía y después una casita por ahí. Los niños en Santiago hace mucho tiempo que no dibujan la Cordillera, porque no la ven. Yo miraba la Cordillera, me crié en Santiago viendo la Cordillera. Ese es un elemento que nos obliga entonces a plantearnos un tema distinto.

Nunca nos planteamos el tema mapuche. Aprendimos en los libros de historia, todo lo que allí nos enseñaron, de Caupolicán con el tronco al hombro, de Lautaro, las cosas que hacía, de Fresia y de Galvarino, pero hoy tenemos lo que a mi juicio es el tema más complejo y difícil que tenemos que abordar ahora. Y estoy decidido a abordarlo.

 

Pero también quiero decir aquí que coincido plenamente con una exposición que esta empresa que cumple 80 años me hizo hace un año o año y medio atrás y en donde planteó, con mucha fuerza, que "éste no era un tema de privados". Es de privados, por cierto, definir el deslinde de los predios; es de privados definir de quién es la propiedad; pero lo que no es de privados, sino que es un tema que corresponde al Estado, en todo lo que esto significa, es abordar un tema que se arrastra por muchos años y que tenemos que intentar abordar en su conjunto.

 

Tenemos un tema pendiente con este mundo. Hay una red social que configurar y que crear. No es un problema de las forestales, es un problema del país, pero qué duda cabe, como aquí lo ha dicho Eleodoro Matte esta noche, las forestales, como otros elementos del sector privado, tienen mucho que aportar. Estoy decidido a abordar el tema con toda la capacidad y con toda la fuerza, porque creo que puede ser un elemento tremendamente destructivo de nuestra cohesión como país.

 

Finalmente, quisiera decir que entiendo que los desafíos que tenemos tienen que ver con elementos que van más allá del mundo forestal o del mundo de la Papelera. Tienen que ver con cómo somos capaces de manejar una economía, de cómo somos capaces de tener un manejo responsable de las tareas, porque si hacemos un manejo responsable, habrá estabilidad en las reglas del juego. Y, con estabilidad en las reglas del juego, este pequeño país podrá atraer los recursos financieros que son indispensables para las tareas que tenemos que acometer.

 

Si hay una industria intensiva en materia de capital, es la industria forestal, en que compra el predio, lo planta, espera 15, 20 a 25 años, construye una planta y empieza a procesar.

 

Por lo tanto, una economía bien manejada es esencial para el desarrollo de muchas actividades, en particular de ésta. Y me propongo, en consecuencia hacer un manejo serio y responsable. Estoy consciente que, en estos días que llevo en el Gobierno, ha habido problemas que hemos debido enfrentar, pero en donde lo he hecho con la absoluta seriedad y responsabilidad que tengo que adoptar como Presidente de Chile.

 

Ustedes me conocen bien. Saben que no es un problema de doblar la mano. Lo que dije anoche lo reitero hoy: no podemos aceptar que, por la interpretación de un contrato, se paren los puertos. Creo que el país tiene que entender que, con la misma fuerza que digo esto, digo también que tiene que haber un sistema de cohesión social en Chile, indispensable para competir en el mundo.

 

No compiten con éxito en el mundo los países que tienen al interior una tensión social. No hay tensión social entre los trabajadores y los empresarios en la Papelera, lo conversábamos en esta mesa. Hay tensión social en los trabajadores que trabajan con los subcontratistas, que no tienen ningún tipo de sindicalización ni posibilidades de negociar. Son dos mundos distintos, el de los trabajadores de la Papelera y el de los trabajadores de los subcontratistas.

 

Entonces, cuando digo como Presidente que, con la misma fuerza que quiero enfrentar el tema de los portuarios, quiero enfrentar la necesidad de una cohesión social en ese otro mundo, donde no hay cohesión social ni sindicalización. Y espero que no se me diga que estoy queriendo hacer una utilización política menor. Estoy tratando, de acuerdo con mi leal saber y entender, cómo entiendo que defiendo mejor los intereses permanentes de Chile. Los países que compiten con éxito son países donde todos se consideran parte de un país, que el progreso llega a todos los sectores y no a algunos sectores.

 

Ese creo que es el elemento definitorio que tenemos ahora. Creo que aquí no estamos para decir cómo vamos a avanzar en las reglas de un equilibrio macro-económico. Afortunadamente, 10 años atrás, tal vez tendría que haber hablado latamente de eso. Hoy día creo que no necesito, porque saben cómo lo hemos hecho.

 

Sí creo que, frente a estos otros temas, que tienen que ver con los grandes temas del siglo XXI, estos otros temas son esenciales para que una empresa como la Papelera, cuyos 80 años hoy celebramos, pueda estar a la altura de los desafíos, desafíos que me permití reseñar. Pero en un ambiente, en una sociedad, en un país que sea capaz ahora de dar los pasos indispensables para las tareas de este siglo.

 

Casi tan fuerte como fue el momento que muy bien reseñaba Cristián, cuando se dijo "ahora ya no habrá nunca más proteccionismo, van a tener que competir en el mundo global". Fue un tremendo ajuste. El salto que ahora hay que dar es similar a ese, porque queremos que la Papelera siga siendo dirigida por empresarios cuyas raíces, cuya alma, cuyo corazón esté en Chile.

 

Si no lo hacemos o lo hacemos mal, la globalización también significa que muchas empresas que son nuestras, no digamos que dejan de serlo, pero pasan a ser de otros las palancas, los momentos y lugares donde se toman las grandes decisiones, no aquí. En la Papelera las decisiones se toman aquí.

 

Concluyo diciéndoles, mis amigos, que 80 años atrás, el año 20, en la época del cielito lindo, había esperanzas en el Chile de esa época. En medio de esas esperanzas, como se recordó esta noche, surgió la Papelera. Hoy, 80 años después, estoy consciente que en estos días se han despertado muchas esperanzas en Chile; estoy consciente del momento en que asumo la Presidencia de Chile. Lo único que me gustaría sería estar a la altura de las tareas que tenemos que hacer entre todos para que otros puedan celebrar los próximos 80 años de la Papelera en 80 años más. Muchas gracias.

 

19.  TÍTULO: REUNIÓN CON EL GENERAL DIRECTOR DE CARABINEROS

SANTIAGO, 29 DE MARZO DE 2000

 

Yo quiero aprovechar la presencia de ustedes para informarle a la opinión pública que hemos tenido una reunión extensa de trabajo con el General Director de Carabineros, con el alto mando, en donde hemos pasado revista muy detallada a lo que son las tareas actuales y las futuras.

 

Próximamente se va a dar cuenta de un conjunto de medidas que vienen en ejecución y cuyos frutos los vamos a ver ahora, tanto desde el punto de vista del aumento de la dotación, como desde el punto de vista de aquellas actividades que van a ser sustraídas de Carabineros para ganar horas/hombre para tareas en la calle. Estas medidas en la práctica significan, en términos de horas/hombre, ganar aproximadamente mil carabineros para tareas efectivamente policiales.

 

Tercero, pasamos una revista a un conjunto de modificaciones que, en el ámbito tecnológico, implican un perfeccionamiento. Carabineros ha señalado un plan de punta, desde el punto de vista de lo que estamos haciendo hacia adelante y que creo que nos permite decir que estamos en un camino adecuado para enfrentar el tema de la seguridad ciudadana.

 

La seguridad ciudadana no es sólo un problema de vigilancia; vigilancia es muy importante, hay todo un plan definido en cada una de las comunas, un plan cuadrante, de manera de poder localizar cuáles son aquellas áreas de mayor peligrosidad, donde poner un mayor tipo de recursos y, sobre estos temas, vamos a hacer anuncios concretos en los próximos meses.

 

Lo fundamental es que nos hemos comprometido ante la opinión pública -le he ratificado ese compromiso al cuerpo de Carabineros- en hacer los máximos esfuerzos por aumentar la dotación policial y, en consecuencia, poder enfrentar el tema de seguridad ciudadana como corresponde a este país.

 

En ese sentido, creo que la reunión fue tremendamente positiva y, en el mes de abril, vamos a hacer anuncios concretos en cada una de estas actividades: en materia de dotación, en materia de nuevas tareas que está evaluando Carabineros, como la organización con la comunidad, y la forma en que, con nuevos instrumentos tecnológicos, Carabineros va a poder cumplir mejor su cometido, particularmente todo el sistema de comunicaciones, que es un sistema antiguo. Pasaremos de elementos análogos en telecomunicaciones a elementos digitales. Eso, yo creo, va a permitir un salto muy importante.

 

20.  TÍTULO: REUNIÓN CON EL CUERPO DIPLOMÁTICO  PALABRAS DE S.E. EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, RICARDO LAGOS, EN REUNIÓN CON EL CUERPO DIPLOMÁTICO

SANTIAGO, 29 DE MARZO DE 2000

 

Amigos, amigas:

 

Agradezco su presencia acá hoy y las palabras de Monseñor Ventura. Coincido plenamente con él en cuanto a las esperanzas de los chilenos de vivir en un país unido, fraterno y próspero. Confío en estar a la altura de las esperanzas y conducir de la mejor manera a mi país en estos años.

 

Recibo sus palabras con la seguridad de que ellas representan el sentir de un mundo que nos mira con afecto y que espera lo mejor de Chile.

 

Hace sólo dos semanas iniciamos este tercer Gobierno de la Concertación de Partidos por la Democracia, con la clara conciencia de los grandes desafíos que enfrentamos.

 

Tenemos la enorme responsabilidad de responder a las legítimas expectativas de nuestros compatriotas y también tenemos el deber de exhibir al mundo una nación coherente con sus principios y valores, firmemente comprometida con la justicia y dedicada a las tareas de desarrollo social, económico y cultural.

 

Doy comienzo a mi gestión con un nuevo siglo y en un nuevo milenio. Somos el primer Gobierno de este siglo XXI, un siglo que se perfila lleno de cambios, de ajustes a la nueva realidad de la globalización, que se manifiesta en los más diversos ámbitos de la actividad humana.

 

Un siglo en el que las naciones del mundo deberán esforzarse por encontrar la fórmula de un nuevo orden internacional, que sea más justo, más equitativo, más sustentable. Un siglo en donde el concepto clásico de nuestras soberanías al interior de cada uno de nuestros países, va a dar paso a una forma distinta de cómo ejercemos una soberanía compartida sobre un conjunto de temas globales en el ámbito universal. Un siglo en el que la cooperación y el trabajo conjunto nos permitan enfrentar las nuevas amenazas a la seguridad y a la paz que se ciernen sobre nuestros pueblos: estas nuevas amenazas hoy día se llaman "la pobreza, la desigualdad social, la corrupción, el narcotráfico".

 

Desde este rincón del mundo, plenamente comprometidos con nuestras raíces y con nuestra identidad latinoamericana, tenemos el firme propósito de fortalecer nuestra presencia y nuestra voz en el concierto mundial.

 

Los pilares que van a sostener el accionar de Chile son los mismos que perfilan nuestros esfuerzos de Gobierno: la defensa irrestricta de la democracia, el respeto a los derechos humanos, el crecimiento económico con un desarrollo social justo y equitativo y la preservación del medio ambiente.

 

Será nuestra contribución para la construcción de un mundo más solidario, más respetuoso de la diversidad y atento al bienestar de las futuras generaciones.

 

Señor Nuncio, señoras, señores embajadores:

 

La creciente interrelación y dependencia entre las naciones del mundo nos obliga a desarrollar una diplomacia mucho más activa, mucho más ágil, mucho más eficaz. Ha habido también un cambio en la forma de entender la democracia y cómo hoy se relacionan nuestras naciones. Hoy día la velocidad de los avances tecnológicos, las comunicaciones instantáneas, obligan a ejercer una política exterior que responda con eficacia a las demandas ciudadanas en campos cada día más diversos, campos que ayer aparecían tan alejados del ámbito de la diplomacia. Hoy, para resolver esas tareas, el tema de la diplomacia se torna central.

 

A la legítima y necesaria preocupación por la defensa de la soberanía y la prevención de conflictos, se está sumando una preocupación concertada y cooperativa para evitar que fenómenos de debilidad social, económica, político-financiera, amenacen la paz y la estabilidad de los países. También estamos dispuestos a contribuir en este ámbito.

 

Queremos profundizar aún más los vínculos con nuestros vecinos. Tenemos el firme propósito de fortalecer la zona de paz establecida por el Mercosur, proponiendo su ampliación. Y, naturalmente, seguiremos participando activamente en el ámbito multilateral donde es preciso aunar esfuerzos para perfeccionar los instrumentos de solución pacífica a las controversias y aquellos que permitan enfrentar los nuevos problemas que afectan a nuestras naciones.

 

Los nuevos desafíos que, como resultado de un mundo más global, obligan a una interdependencia y a una forma de poder abordar esas tareas. La reciente reunión de Seattle así lo reflejó. Temas que hasta ayer parecían temas que se debaten al interior de nuestras sociedades, hoy son temas que, de una manera creciente, se van a debatir en un mundo interrelacionado.

 

Los instrumentos que creamos, al finalizar la Segunda Guerra Mundial, de cooperación internacional, como el sistema de Naciones Unidas o los acuerdos de Bretton Woods, hoy día son instrumentos que requieren una puesta al día rápida y eficaz a los nuevos desafíos. En caso contrario, tendremos una globalización sin direcciones de los Gobiernos, una globalización en donde, a falta de regulación, imperará la ley del más fuerte. Eso mi país no lo quiere.

 

Todo lo anterior será parte de nuestro quehacer en los próximos seis años y lo queremos realizar junto a todos ustedes, en el marco de la amistad y cooperación que ha caracterizado la relación de Chile con los países del mundo.

 

Finalmente, quiero reiterar mi gratitud por su cariñoso saludo y los invito a continuar este trabajo, que no es ni puede ser el resultado de esfuerzos individuales, sino que el producto de la cooperación solidaria. Debe ser el rasgo principal de la diplomacia en el nuevo siglo y es el carácter que Chile quiere imprimir a sus relaciones con la comunidad internacional. Esto es, en último término, lo que queremos hacer con cada uno de ustedes, representantes de los países hermanos.

 

Muchas gracias.

 

21.  TÍTULO: MEDIDAS PLAN DE INVIERNO 2000

SANTIAGO, 30 DE MARZO DE 2000

 

Bueno, quiero decirles que estoy muy satisfecho de esta reunión a la que asistí. Ha habido una reunión de trabajo convocada por el intendente, Sergio Galilea, respecto del tema de la Operación Invierno, cuáles son las medidas que se van a tomar para los hechos que van a ocurrir en el invierno.

 

Me han indicado con mucho detalle los 383 sitios de micro-anegamiento, como han dicho elegantemente, y 11 sitios donde va a haber un anegamiento mayor. Lo que yo quiero explicar es que estas áreas de anegamiento son resultado de que no hemos hecho, en el pasado, lo que tenemos que hacer: comenzar a trabajar en cómo tratamos el tema de las aguas lluvias. Hay un programa para resolver el problema de las aguas lluvias, vamos a continuar con las inversiones este año, se comenzó en años pasados, pero todavía queda mucho por hacer.

 

De igual manera, hay determinadas zonas donde se ha construido en la Región Metropolitana y en donde no existe ninguna capacidad de escurrir las aguas lluvias, porque se ha construido bajo las cotas del desagüe normal de las cuencas y los ríos. En consecuencia, ahí vamos a tener anegamiento permanentemente.

 

En consecuencia, lo que se ha hecho acá en esta Operación Invierno es tomar las medidas para que las distintas entidades públicas, privadas, de voluntariado, como Defensa Civil, como Bomberos, como las Fuerzas Armadas, como Carabineros, como Cruz Roja, entidades privadas, estén todas de consuno tomando las medidas para lo que va a ocurrir en Invierno. Y, como les he dicho, si las cosas se hacen bien, entonces esto debiera ser una cosa que nos permita afrontar bien las deficiencias que vamos a tener como resultado de aquellas tareas que no hemos realizado como país.

 

En el largo plazo, lo vamos a resolver haciendo la inversión que tenemos que hacer. He visto recientemente lo que son los programas tanto de Obras Públicas como de Vivienda en materia de aguas lluvias y cómo resolvemos el tema de los anegamientos.

 

Mientras tanto, creo que las medidas que se han tomado son muy importantes y quería felicitar la labor de prevención que se está haciendo por las distintas entidades.

 

DECLARACIONES DE S.E.

 

PREGUNTA: ...

 

S.E.: Bueno, respecto de aguas lluvias, en un primer estudio, que no consulta la totalidad de los temas del sector Metropolitano, en el estudio que hizo Obras Públicas, eran cifras superiores a los 100 millones de dólares, vale decir la cuarta parte de lo que costó construir el Metro Santiago-La Florida, para poner una cifra. Una cifra de esa magnitud no resuelve todos los problemas, resuelve los problemas básicos de la ciudad de Santiago. Pero a eso usted tendría que agregar, por ejemplo, terminar lo que se está haciendo con el Zanjón de La Aguada. En el Zanjón de La Aguada tenemos un cuello de botella, que es un túnel que tenemos que construir para poder llevar las magnitudes de agua que se requieren, bajo la ciudad de Santiago.

 

Como les recordé, un kilómetro en el Zanjón de La Aguada cuesta lo mismo que un kilómetro de autopista, más de un millón de dólares. O sea, sólo el Zanjón de La Aguada son más de 35 millones de dólares.

 

PREGUNTA: En otra materia, le podemos consultar sobre los problemas que eventualmente habría con los programas de empleo, porque de algún modo ha surgido inquietud en los alcaldes en cuanto, aunque se dice que está la plata, pero es como un poco incierto cuánto va a durar esto y si se va a poder extender hasta diciembre.

 

S.E.: Esto es muy simple. Yo dije que todo el que estuviera trabajando va a seguir trabajando. Quiero ser bien claro. ¿Cuántas son las personas que trabajan en marzo, personas? Cincuenta y 8 mil, 55 mil, personas, con nombre y apellido. Cada uno de ellos, con nombre y apellido, continuarán trabajando en los programas de empleo hasta que encuentren trabajo. Cuando una de esas personas encuentra trabajo, no se le reemplaza, porque entonces el programa no termina nunca. Por eso he sido muy claro, son personas, no son cupos. ¿Está claro lo que estoy diciendo? Mi palabra se cumple íntegramente: "nadie de los que hoy está trabajando dejará de trabajar por falta de recursos".

 

A medida que la economía va creciendo -bajó el desempleo de 8,4 a 8,1, aplausos, probablemente en invierno el desempleo va a subir un poco por caracteres estacionales- pero la cifra de 7 por ciento que dije se va a cumplir. Y cuando dije que este año se iban a crear 200 mil empleos, se van a crear 200 mil empleos, porque la economía está subiendo.

 

De manera que aquí yo solamente quiero decir que estas disquisiciones las veo con mucha entretención, porque todo tiene dos caras. Si digo lo que acabo de decir, entonces mañana va a salir "ingentes y millonarios gastos ponen en peligro la austeridad fiscal". Y si digo lo contrario, mañana va a salir entonces "no cumple su palabra el Presidente". Ni lo uno ni lo otro. Cumplo mi palabra y esto está financiado, por eso hicimos los recortes que hicimos.

 

PERIODISTA: Pero se ha señalado que, en el caso que no encuentren empleo los que están en los actuales programas, ¿cómo se va a financiar eso?, que esa es la gran duda que existe. Hoy día sale una información que indica que también se sacarían recursos a Hacienda que no estaban calculados para estos programas.

 

S.E.: Tenemos el ajuste que se ha hecho, mañana el ministro de Hacienda va a indicar exactamente cuáles fueron los ministerios y los recortes que hubo que hacer para poder reunir una cifra superior a los 50 millones de dólares. Esa cifra es la que nos ha permitido potenciar los programas de empleo, por una parte, y los programas de Salud para la ministra Bachelet, por la otra.

 

Aquí hay un manejo serio, responsable, que lo estamos haciendo. Lo que ocurre, es que yo entiendo lo que algunos quieren decir, pero sólo me provoca sonrisas. Hoy día leí un titular "Falta de recursos en el hacinamiento de las cárceles obliga a recursos privados". Hay otra forma de decirlo, ¿verdad?: porque vamos a colocar recursos privados en la construcción de cárceles, podemos destinar esos recursos a otras cosas.

 

Pero, si hubiéramos tenido la plata para construir esas cárceles, ¿cuál habría sido el titular?: "Gastan recursos públicos, en circunstancias que lo podían ahorrar, porque los privados pueden poner la plata". He dado dos titulares a los amigos periodistas para colocar en la prensa, de manera que todo esto me produce una cierta sonrisa, nada más.

 

Estamos haciendo las cosas como corresponde, con seriedad, responsabilidad fiscal, pero también estamos haciendo los ajustes necesarios para satisfacer las demandas sociales de este país. El tener rigurosidad fiscal no significa tener insensibilidad. Eso es todo lo que he dicho. Gracias.

             

22.  TÍTULO: SESIÓN INAUGURAL ASAMBLEA NACIONAL PROGRAMÁTICA COLEGIO DE PROFESORES

SANTIAGO, 30 DE MARZO DE 2000

 

Quiero, en primer lugar, expresar mi alegría y satisfacción de estar con ustedes esta mañana. En distintos momentos y oportunidades en los últimos diez años, hemos compartido instancias como ésta, cuando me tocó ser el primer ministro de Educación restablecida la democracia. Conversé en muchas oportunidades con cada uno de ustedes sobre las tareas que teníamos por delante.

 

Creo, en lo personal, conocer bien las demandas, esperanzas, sueños, frustraciones, desengaños, de los profesores de Chile.

 

Durante mucho tiempo nos pareció difícil poder abrir espacios y los fuimos abriendo. Dialogamos diez años atrás intensamente sobre el Estatuto Docente. Una buena parte de ustedes pensaba que era un cuerpo insuficiente. Es cierto, toda obra se puede perfeccionar y se puede mejorar, pero hoy creo que muchos de ustedes dirán que ahí hubo un esfuerzo serio por colocar a los profesores como actores de lo que teníamos por delante.

 

Hoy ustedes han recuperado su condición de actores sociales valorados por la comunidad. No es casualidad que en los últimos dos años haya aumentado significativamente el interés por las carreras pedagógicas. Esto me parece que es un hecho importante. Cada año, más jóvenes postulan a carreras pedagógicas, cada año llegan con mejores puntajes y notas. Es que saben que hemos entrado a una sociedad del conocimiento y la carrera de educador está teniendo una connotación distinta en este país.

 

Por eso quiero invitarlos esta mañana a mirar con optimismo los avances, con responsabilidad las tareas que tenemos que abordar, pero también con decisión, para avanzar en un camino que creo podemos hacer juntos: avanzar en los esfuerzos cotidianos de los 140 mil profesoras y profesores, después de haber establecido que la educación está en el centro de las prioridades de Chile.

 

Diez años atrás, cuando dije eso, parecía simplemente una reflexión de lo que queríamos llegar a ser. En estos diez años la educación ha estado en el centro del debate. Y tenemos logros que mostrar: los nuevos planes y programas de estudio, la extensión de la jornada, mejoramiento de infraestructura, equipamiento de bibliotecas, laboratorios, textos de estudio, alimentación. Cuatrocientas cincuenta mil raciones diez años atrás; hoy día estamos llegando prácticamente a cubrir todas las demandas desde el punto de vista de lo que requiere la alimentación básica para nuestros jóvenes.

 

Sin perjuicio de las deficiencias, de los problemas que tenemos, de la necesidad de abordar muchos de estos temas, estamos caminando en una ruta que estoy seguro muchos no imaginábamos diez años atrás. Y eso yo creo que tenemos que ser capaces de colocarlo en la balanza. La gente, la familia, los jóvenes, intuyen que algo está pasando en el colegio, que en la educación están ocurriendo cambios y para mejor.

 

¿Esta sensación es compartida por el Magisterio, es compartida por los profesores? ¿O los temas cotidianos que aún agobian nos hacen imposible levantar la mirada de lo que hemos hecho en estos años? Este es, yo creo, un tema que tenemos que ser capaces de abordar. Diez años atrás ¿qué teníamos en materia de computación, de bibliotecas, de infraestructura? ¿Cuántas escuelas no tenían agua potable? Y tanto que queda por hacer. Diez años atrás no nos planteábamos la posibilidad de una jornada escolar completa. Ahora, para este sexenio, sabemos que al término de estos seis años va a haber jornada escolar completa. Diez años atrás no nos planteábamos la posibilidad de un conjunto de becas e incentivos para elevar la profesión docente.

 

Y cuando, siendo candidato, Patricio Aylwin planteó ante ustedes un Estatuto que los reconociera como profesionales; diez años después ese Estatuto está. Cuando, diez años después, yo como candidato llegué a la sede del Colegio, dialogué con ustedes y firmé con Jorge Pavez las bases de un acuerdo para el fortalecimiento de la educación chilena y la profesión docente, lo hice con la autoridad moral de que cada uno de los temas que hemos hablado en el pasado, que yo he suscrito con ustedes, hoy son realidad.

 

Por eso estoy optimista. Estoy convencido que en el tiempo que viene podremos avanzar mucho más, tener una educación de calidad para todos nuestros niños y jóvenes, y digámoslo, un Magisterio que se siente en paz con la sociedad a la cual sirve y que lo cobija, que no tiene una sensación de que la sociedad no lo coloca en el rol que se merece.

 

En ello voy a poner todos nuestros esfuerzos y espero que se me crea cuando digo que asumo un compromiso. Pero también espero que se me crea cuando digamos que para esto no podemos, porque habrá momentos en los cuales probablemente habrá razones para decir que "no se puede lograr algo".

 

Lo esencial de un gobernante es poder señalar con claridad los desafíos que tenemos y cómo los vamos a lograr, pero he aprendido que tan importante como eso es señalar aquello que no se puede hoy, pero que lo podemos hacer mañana.

 

El país, la ciudadanía es muy madura. No cree en que todo lo haremos en un día, en un mes, en un año. Pero sí tenemos que acostumbrar a que el país crea que podemos alcanzar metas comunes y seis años es un largo tiempo para las tareas que queremos hacer.

 

Por eso me alegra ver que, en esta reunión, mis amigos del Colegio de Profesores no están entrampados en una mera discusión reivindicativa. Aquí ustedes están dando inicio a un debate que rescata lo mejor de la tradición de los educadores de Chile.

 

Fueron ustedes, los antecesores de ustedes, los que plantearon un debate educacional de otro nivel en el Chile que iniciaba el siglo XX; fueron los educadores de Chile los que generaron las bases del sistema educacional en el 20 y en el 30, en los 40 y en los 50; fue la Fedech, fue Humberto Elgueta y tantos otros que resultaron esenciales para el avance en la educación.

 

Estaba la reivindicación del profesor, pero junto a la reivindicación estaba la capacidad de pensar un sistema educacional diferente. Por ello, entonces, hubo un compromiso del Magisterio de la época con lo que fue en su momento la propuesta democrática de un Aguirre Cerda, con el impulso industrializador que, a través de la educación técnico-profesional, dio Juan Antonio Ríos. Fueron los que hicieron posible el tremendo avance en el Ministerio de Educación de Juan Gómez, primero con Ibáñez y después con Frei Montalva.

 

Aquí hay una tradición republicana compartida por el Estado y por los maestros. Estoy seguro de que, al iniciarse este siglo, las legítimas demandas del profesorado no van a poner en peligro la empresa histórica de hacer efectiva una educación de calidad para todos. Tenemos que ser capaces de avanzar en ambas direcciones

No hay comentarios: